El Zenit inauguró este miércoles brillantemente su casillero al derrotar con suma facilidad a un inocente Malmo (4-0) que cometió demasiados errores para un equipo de la Liga de Campeones y que jugó desde el minuto 53 con un jugador menos por la expulsión del bosnio Anel Ahmedhodzic.

La conexión brasileña -Malcom, Douglas Santos, Wendel y Claudinho-, comienza a funcionar. Fabricó el primer gol y marcó último.

Además, los suecos dieron muchas facilidades en defensa, a lo que se sumó la expulsión directa de uno de sus centrales poco minutos después del descanso.