Dieciséis años después, todavía la fanaticada del fútbol retiene en la memoria aquel penal, pues en fracciones de segundos todo pudo haber cambiado y la ilusión de una prórroga en aquel entonces, todavía nos deja la sensación de que el Villarreal pudo haber ganado incluso hasta la Champions.

Y si Juan Toman Riquelme falló el penal y al final el Arsenal avanzó a discutir el título para perder contra el Barcelona; lo logrado por el técnico Manuel Pellegrini se escribe con ribetes dorados en la historia del fútbol moderno.

El presente

Dieciséis años después, otra vez el Villarreal vuelve a ser protagonista en Champions, con un buen técnico Unai Emery y en sus manos está entrar en cuartos de final y ahí cualquier cosa puede pasar.

Ya en la ida ante la Juventud los del llamado Submarino Amarillo empataron a un gol y dejaron buenas sensaciones para la vuelta contra los de Turín.

Para muchos que el Villarreal este en esta instancia es un reflejo del talento y la fuerza de sus jugadores, desde su estrella Gerard Moreno hasta hombres como Dani Parejo, Samu Chukwueze o Paco Alcácer.

Un buen equipo

Sin dudas es una nómina de lujo, para contender por todo y ya en la temporada anterior dieron la clarinada al ganar la Europa League, el cuarto título para el técnico Emery, un claro dominador en estas lides.

Lo que muchos hablan es que igual, a pesar de sus jugadores, el Villarreal ha quedado a deber, como lo demuestra su paso en Liga y en Champions.

En el torneo doméstico el equipo va séptimo, con opciones de seguir ascendiendo y entrar en puestos de Europa, a falta de diez jornadas.

El asunto es que a estas alturas el Villarreal debería entrar entre los cuatro primeros con opciones al título incluso.

La otra cara de la moneda es la Champions y en su choque de ida dieron la muestra de su contundencia.

No se ha visto un grupo ajustado del todo y tal vez ahora en este tramo de temporada comienzan a carburar; por ello hay que darle el crédito a sus posibilidades.

Las opciones

Volviendo al juego de hoy, vale comentar que la Juventud recupera dos jugadores importantes como Giorgio Chiellini y Paulo Dybala.

Así y todo, el Villareal luce muy completo y Emery sabe que un partido así, de vida o muerte, los breaks pueden romper a su favor.

En unas horas se sabrá el final d esta historia, por ahora sentémonos a esperar... Lo mejor esta por llegar y la historia puede ser más ilusionante incluso que la de aquel año 2006.