Un torneo de la talla de un Mundial de Fútbol genera muchas expectativas en los entrenadores a cargo de cada una de las selecciones que llegan a la cita. Pero cuando dichas expectativas no se cumplen, empiezan los cuestionamientos. Claro, el Mundial es la conclusión de un proyecto que dura cuatro años y en él se evalúa si se hicieron bien las cosas o no. Y si los resultados no gustan, suele haber despidos.

Qatar 2022 no es la excepción. Más aún, con la gran cantidad de sorpresas que hubo en la fase de grupos, una de las más sorpresivas que se recuerden. Y ya los entrenadores empiezan a caer como castillo de naipes luego de haber fracasado en los objetivos de sus dirigidos.

El primer en poner en duda su continuidad fue Gustavo Alfaro, quien llevó a Ecuador a ser uno de los equipos revelación, a pesar de no haber podido avanzar a octavos de final. El rendimiento en los dos primeros partidos fue muy bueno y solo la derrota ante Senegal fue el que envió a los sudamericanos a casa. En este caso, es el propio entrenador quien decidió tomarse un tiempo para decidir que hacer de su futuro, ya que cuenta con el respaldo de la Federación.

México es otro caso particular, ya que los cuestionamientos a Gerardo Martino venían desde antes del Mundial y llegaron a tal punto que el propio entrenador declaró que independientemente del resultado de su equipo iba a dejar la selección una vez concluido el torneo. De todas formas, el andar del conjunto azteca no pudo romper con lo que la prensa le auguraba y quedó afuera de octavos de final por primera vez desde 1986. Ahora deberá encarar otro proyecto con otro entrenador.

Alemania protagonizó otra decepción. Por segundo Mundial consecutivo quedó afuera en fase de grupos y los problemas organizativos y los proyectos que no funcionaron se dan justo después de ser campeón en 2014. Por eso, el entrenador Hans Flick, quien sucedió el año pasado al histórico Joachim Low, puso en duda si seguirá al mando del equipo. Cabe destacar que tiene contrato hasta la Eurocopa 2024, que justamente organiza Alemania. “Lo resolveremos rápidamente, es difícil responder ahora justo después del partido cuando estamos eliminados. Lo veremos pronto”.

Bélgica también tuvo una sorpresiva eliminación, en la que cayó en un grupo conformado por Croacia, Marruecos y Canadá. Su entrenador, Roberto Martínez, presentó la renuncia luego de confirmarse el regreso temprano del equipo y así pone fin a un ciclo que comenzó luego del Mundial de Brasil 2014 y que tuvo como punto cúlmine el tercer lugar obtenido en Rusia 2018

Por último, Uruguay aún sigue con el dolor de haber sido eliminado ayer, a pesar de haber vencido a Ghana 2-0. La victoria de Corea del Sur sobre Portugal dejó sin nada a La Celeste y el principal apuntado fue su entrenador Diego Alonso. Alonso, quien sucedió a Oscar Tabárez tras quince años de conducción, asumió el año pasado cuando Uruguay corría serias chances de no clasificar. Finalmente, el equipo sudamericano no pudo pasar fase de grupos y todo indica que no continuará al mando.