La imagen había sido clara. Un estadio semivacío y, a pesar de la poca historia futbolística del equipo, su público exigía un buen resultado y quedó totalmente decepcionado ante la derrota ante Ecuador en un partido en el que apenas exigió a su rival. De esa forma, Qatar se convertía en el primer anfitrión en caer en el debut en su propia Copa del Mundo.

Por eso, Qatar enfrenta a la historia nuevamente. Porque si bien ya fue el cortó la racha invicta de los locales en el primer partido, aún puede salvarse de igualar a Sudáfrica en ser los únicos locales en quedar eliminados en fase de grupos. Pero ante Senegal, Qatar también podría ser el primer equipo local en perder dos juegos en dicha fase.

Los africanos, anfitriones de la edición 2010, empataron en su debut ante México, luego cayeron ante Uruguay y finalmente le ganaron a Francia, aunque este último triunfo no les alcanzó para avanzar de fase, ya que quedaron eliminados por diferencia de gol con los aztecas. De todas formas, no fue tan malo lo del equipo sudafricano que partía como candidato a caer en primera fase.

Pero Qatar, al caer en el primer juego ante Ecuador, afrontará dos juegos muy difíciles y tendrá la difícil misión de salir airoso en ambos. En caso de no ganar ninguno, se convertirá en el equipo local con menos puntos en la fase inicial. Es decir, en el peor anfitrión de la historia, futbolísticamente hablando.

La FIFA ha recorrido todo tipo de destinos a lo largo de la historia de la Copa del Mundo. Pero incluso en los destinos más exóticos, como Suecia en 1958, México en 1970, Estados Unidos en 1994 o Corea-Japón en 2002, vieron como los locales avanzaron de ronda sin problemas