Terrible ejemplo fuera de las canchas. El exfutbolista camerunés del Barcelona, Samuel Eto'o, se expone a una pena de prisión tras ser demandado en España por Erika Do Rosario Nieves, una joven de 22 años a quien nunca ha querido reconocer, pero que un tribunal declaró como hija legítima del exfutbolista.

La joven demandó al cuatro veces mundialistapor incumplir en los dos últimos años la pensión alimenticia y de manutención. El reclamo, cuya cifra asciende a más de 72 mil euros, fue hecho ante el mismo juzgado español que -el pasado mes de febrero- dictó sentencia a su favor, reconociéndola legalmente como hija del exjugador, quien tiene nacionalidad española y camerunés.

En su demanda ante un juzgado de Madrid, Erika Do Rosario Nieves argumenta que el goleador nunca ha querido atender sus necesidades y que mientras ella atraviesa por una difícil situación económica, él disfruta de una vida a todo lujo en forma pública y notoria.

Eto'o fue líder anotador de LaLiga en 2006 con 26 tantos vistiendo la camiseta del FC Barcelona, equipo con el que se tituló campeón de Liga en las temporadas 2005, 2006 y 2009. Ganó además tres Champions, dos con el Barsa y una con el Internazionale.

Se retiró como jugador activo en 2019, siendo su último club el Qatar SC.  Se desempeña desde 2021 como presidente de la Federación Camerunés de Fútbol.

 

La demanda de la joven se presentó en 2018 y fue ahora, este año, cuando la justicia dictó sentencia a su favor después que ella aporta pruebas biológicas de la paternidad del camerunés. Eto'o nunca ha asistido a las audiencias del caso, y se negara a acatar la sentencia, se expone a una pena de prisión.

 

La joven es fruto de una relación del exfutbolista con su madre, llamada Aleidusa y quien conoció en una discoteca de España cuando jugaba con el Leganés, en 1997.

Según declaró Aleidusa a medios españoles, cuando ella le contó al camerunés que estaba embarazada, él se mostró dispuesto a asumir sus responsabilidades como padre. Pero una vez que la niña nació, perdió todo contacto con ella y no volvió a responder sus intentos de comunicarse.