El superclásico sudamericano entre Brasil y Argentina, en las eliminatorias sudamericanas de clasificación para el Mundial de Qatar 2022, ha sido suspendido luego de que autoridades sanitarias detuvieran a los seis minutos seis minutos luego de haber iniciado. Antes del partido, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria solicitó a la policía que Emiliano Martínez, Cuti Romero, Giovanni Lo Celso y Emiliano Buendía, jugadores procedentes de la Premier League, no jugaran el partido, pues estos no cumplen con las disposiciones del art. 3 del decreto sanitario del Estado Sao Paulo, que establece que toda persona con origen o historial de paso por el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la República de Sudáfrica y la República de la India en los últimos catorce días, al entrar en territorio brasileño, deberá permanecer en cuarentena durante catorce días.

Dos horas antes de que comience el duelo, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) notificó a la Conmebol que había que deportar a los cuatro jugadores argentinos porque no cumplían con los requisitos sanitarios. La Policía Federal fue al hotel donde concentran Lionel Messi y compañía. Finalmente, la Confederación Sudamericana intervino y presionó a Confederación Brasileña y el plantel argentino se trasladó completo al estadio. Se creía que los cuatro podían jugar. Hasta que comenzó el partido.

En el minuto 6, un inspector de sanidad entró en el terreno de juego y detuvo el juego, obligando a Argentina a meterse a los vestuarios. Hasta que minutos después la Conmebol informo sobre la suspensión.

Jugadores de Brasil se quedaron pidiendo explicaciones por la suspensión. “Nos esta mirando el mundo... Hace tres días estamos acá. Estaban esperando que empiece el partido para entrar y frenarlo. ¿Para qué nos hacen jugar?”, se quejó Messi, capitán de Argentina.

El reclamo es unánime, porque no se hizo antes...

El director técnico de la selección Argentina expreso: "Vengo para que nuestro país se entere lo que ha sucedido. A mí me pone muy triste. No busco ningún culpable. Si pasó o no pasó algo, no era el momento para hacer esa intervención. Tendría que haber sido una fiesta para todos, para disfrutar de los mejores jugadores del mundo. Me gustaría que la gente de Argentina entienda que como DT tengo que defender a mis jugadores. En ningún momento se nos notificó que no podían jugar el partido. Queríamos jugar el encuentro, los futbolistas de Brasil también... ¿Por qué no los fueron a buscar el hotel? ¡Llegamos hace tres días a Brasil!”, señaló Lionel Scaloni.

Diferentes periodistas y personalidades del futbol dieron su opinión sobre el tema en sus redes sociales:

Brasil no pudo utilizar a sus futbolistas procedentes de Inglaterra… ¿Por qué, Argentina, sí podía?

Insisto, el problema lo originó la FIFA…

 

La Conmebol mostro ser inútil, y la AFA todavía peor. Con la bandera del futbol en la mano no puedes andar por aquí y por allá transgrediendo las reglas y las leyes de cualquier país.