Messi, el para muchos mejor futbolista de la historia, es agente libre tras acabar su contrato con el Fútbol Club Barcelona el pasado 30 de junio. Presuntamente es cuestión de días para se anuncie la renovación con el F. C. Barcelona.

Igual, se continúan generando rumores de lo que sería el destino del futbolista. Mientras Leo se encuentra de vacaciones en Miami con su familia ajeno a todo y disfrutando de unos días de descanso tras ganar la Copa América con su país.

En seguida vió su triunfo ante Brasil, fue a reencontrarse con su mujer y sus hijos para unas vacaciones en Estados Unidos, lugar que le encanta como dijo el año pasado: "Siempre tuve la ilusión de vivir en Estados Unidos, vivir esta experiencia".

Allí está disfrutando de unas vacaciones de lujo bajo el sol de Florida. Buscando algo de privacidad y relajarse el argentino decidió pasar unos días con  su familia, incluyendo padres y hermanos, en una lujosa casa junto al mar en Key Biscayne, en el condado Miami-Dade.

Tanto Messi como Antonella abrieron la puerta a su intimidad durante las últimas horas con distintas fotos y videos que subieron a sus respectivos perfiles oficiales de Instagram. La propiedad que alquiló está frente al mar con una vista a la bahía desde todas las habitaciones. Una casa equipada con la última tecnología que tiene cuatro pisos con cinco habitaciones y cinco baños, garaje para varios vehículos y una piscina "infinita". Justamente, ellos subieron una foto con Ciro, el más chico de sus hijos. Además cuenta con una sala de estar, sala de juegos y un moderno gimnasio que habrá utilizado para entrenarse.

Su siguiente destino de vacaciones es un hotel súper famoso pero sin tener que moverse mucho, ya que también está en la ciudad de Miami,  el Seminole Hard Rock, alojado en un impresionante edificio en forma de guitarra que según sus creadores es único en el mundo, edificio de 35 plantas, más de 137 metros de altura y 638 habitaciones, 65 tienen la calificación de cuatro diamantes AAA