Lionel Messi revolucionó el mercado de verano del fútbol europeo, de eso no hay dudas. La salida del Barcelona, equipo en el que se pensaba que estaría toda su carrera, abrió las puertas de la imaginación y muchos sueñan con tener al mejor futbolista del mundo vistiendo su camiseta.

Y esa es la situación de David Beckham, propietario de Inter Miami, una de las últimas franquicias que se sumó a la MLS estadounidense y que, junto con el dinero inyectado por el inglés, pretende llegar lo más lejos posible contratando a las mejores figuras del mundo.

Según la prensa británica, el ex futbolista con pasado en Manchester United y Real Madrid, se puso en contacto con el delantero para convencerlo de que cuando finalice contrato con la entidad francesa, se sume su equipo en el Estado de Florida.

Beckham, que ha jugado en París Saint-Germain, tiene buena relación con los propietarios de club capitalino por lo que no le será difícil querer disfrutar del argentino una vez que ya no juegue para el PSG. Es más, la idea de Messi en la MLS aparecía, incluso, en una cláusula en la renovación del contrato con el Barcelona, y también surgió en el mercado pasado cuando casi arregla su llegada a Manchester City.

"Tenemos la ambición de conseguir los mejores jugadores y Leo Messi es probablemente el mejor jugador de todos los tiempos. Soy optimista de que Messi jugará con la camiseta del Inter Miami porque creo que completará el legado del mejor jugador de nuestra generación y se ajustará a las ambiciones de construir un equipo de clase mundial" aseguró Jorge Mas, cofundador de la franquicia de Florida.

Messi posee departamentos en Miami, a los cuales asistió en sus últimas vacaciones, por lo que no deberá pasar por una adaptación al lugar, como lo está haciendo en París, ciudad en la que aún no tiene residencia fija. Mientras, la figura del PSG regresó por unos días a Barcelona para disfrutar del fin de semana libre tras no ser convocado para el partido ante Brest, en el que triunfó PSG por 4-2.