El mercado de pases veraniego no fue nada tranquilo para el París Saint-Germain. Más allá de la llegada de Lionel Messi, que revolucionó el mundo futbolístico, también tuvo que enfrentar otra cuestión, ya que Kylian Mbappé había manifestado su deseo de irse del club.

Desde el año pasado se rumoreaba sobre las intenciones del delantero francés de emigrar del club parisino cuando finalizara su contrato en 2022. La idea de no renovar con el PSG era tapa de todos los periódicos y se especulaba constantemente sobre su futuro.

Tal es así, que ni la llegada de Messi al equipo lo convenció de quedarse y estuvo a punto de recalar en Real Madrid, su destino preferido, luego de que el club español hiciera una oferta de 180 millones de euros por el jugador. Perola dirigencia catarí del club de la capital francesa rechazó la oferta.

"Pedí irme, y desde ese momento no quise renovar, quería que el club me buscara un traspaso para que pudieran tener dinero para buscar un recambio de calidad", explicó Mbappé en la entrevista a un medio francés.

"Siempre he sido feliz en este club los cuatro años que pasé aquí y lo sigo siendo. Se lo anuncié suficientemente temprano para que el club pudiera reaccionar. Quería que los dos saliéramos beneficiados y acabáramos de la mano para hacer un buen trato. Pero les respeté y les dije 'Si no quieres que me vaya, me quedo'", declaró acerca de como fue su situación con el club.

De esta forma, queda claro que, de no mediar inconvenientes, tras terminar la presente temporada, el delantero se irá del club francés y llegará al Real Madrid, donde lo esperan con los brazos abiertos para formar un equipo de ensueño. Así, los fanáticos deberán disfrutar cada encuentro en el que estén Mbappé, Neymar y Messi, ya que no será por mucho tiempo más.