La Champions League apenas comenzó y ya tiene varias historias que contar. Resultados sorpresivos, lluvias de goles y actuaciones individuales deslumbrantes. Mientras Cristiano se volvió derrotado contra todos los pronósticos ante el Young Boys suizo, y Messi no pudo pasar del empate ante Brujas belga, la figura de la jornada fue Sebastien Haller del Ajax.

El equipo neerlandés volvió a la máxima competición europea con una goleada 5-1 de visitante ante el Sporting Club de Portugal. Y además de la increíble actuación colectiva, tuvo una figura particular. Haller, marfileño pero francés de nacimiento,se despachó con cuatro tantos en su primer partido en Champions League.

El delantero tiene una curiosa historia, ya que tras haber destacado en el Eintracht Frankfurt, fichó en 2019 por el West Ham inglés en un traspaso récord de 50 millones de euros, la mayor cifra pagada en la historia por el equipo de la Premier League. Pero, si bien tuvo una aceptable actuación, denuncias en los pagos incompletos hicieron que el equipo británico tuviera que vender al jugador. Y así llegó el pasado enero al Ajax.

En ese momento, el Ajax se encontraba disputando la Europa League y el delantero marfileño sería un refuerzo de calidad para aspirar al título. Pero, aunque cueste creerlo, se olvidaron de inscribirlo. Así, el jugador por el que pagaron 22 millones de euros, sólo pudo disputar las competencias locales.

Ahora, después de asegurarse de que esta vez los papeles estuvieran en orden, Haller pudo jugar por primera vez la Champions League y pagó la confianza en el con goles. Antes de los diez minutos ya había convertido dos, y en el complemento cerró la goleada con otro doblete.

De esta forma, se convierte en el segundo jugador de la historia en marcar cuatro tantos en su primer encuentro de Champions tras lo hecho por Marco Van Basten en 1992 que también metió esa cantidad con el Milan ante el Goteborg sueco.