El mercado veraniego de las ligas europeas tuvo de todo. Fichajes sorprendentes como el de Messi al PSG, regresos inesperados como el de Cristiano al Manchester United, acuerdos en el último minuto del plazo como el de Griezmann al Atlético, y fallidos insólitos como el de la Lazio.

El conjunto italiano se disponía a fichar al serbio Filip Kostic, jugador del Eintracht Frakfurt, pero luego de varios intentos, el acuerdo no llegó a buen puerto porque el equipo italiano habría escrito mal la casilla de correo del club alemán, por lo que la oferta final nunca llegó.

Lazio había hecho un ofrecimiento final de 10 millones de euros por el pase del jugador, pero ante la no respuesta del equipo de la Bundesliga, se dieron cuenta del error, al haber escrito "Franfurt" y no "Frankfurt", como correspondía. Lo curioso es que a raíz de esto, surgieron dos versiones totalmente distintas.

Desde el entorno del club alemán, alegan que el error estuvo del lado italiano al no escribir la "n" faltante en el nombre del club alemán y que la oferta nunca llegó. Pero desde Italia dicen que el Eintracht nunca quiso vender al jugador y que el club alemán les pasó una cuenta de correo electrónico falsa para que el mail final no llegara.

El único perjudicado de la situación es el propio Kostic, que pensaba que su llegada a la Serie A era inminente y, al ver las trabas que ponía su club, se enfadó con los directivos alemanes al punto de considerarse en rebeldía a pesar de los dos años que le quedan de contrato