Australia sorprendió a propios y ajenos al acceder a los octavos de final del Mundial Qatar 2022. Llegó a la cita futbolística mediante un par de repechajes disputados en junio (primero enfrentó a Emiratos Árabes Unidos por el repechaje de la AFC y, tras ganarlo, jugó ante Perú por el último boleto al torneo) y quedó emparejado en el Grupo D junto a Francia, Dinamarca y Túnez.

Si bien fue goleado por el vigente campeón del mundo en el debut, se repuso a esa dura derrota y venció a Túnez y Dinamarca en los juegos siguientes para terminar con los mismos puntos que Francia (cayó en la última fecha ante los africanos) y solo quedó en segundo lugar por diferencia de gol. Así, ahora deberán enfrentar a Argentina en octavos de final, instancia que ya conocen, ya que tienen un antecedente no tan lejano disputando la fase eliminatoria.

En Alemania 2006, Australia regresaba a un Mundial de Fútbol luego de treinta y dos años. Para ese entonces, aún jugaba para la OFC y debía sellar su clasificación frente al quinto equipo de la CONMEBOL. Dicho país fue Uruguay, a quien ya había enfrentado cuatro años antes con victoria celeste que significó el pase de los sudamericanos al Mundial de Corea y Japón. Pero esa vez la historia fue diferente.

Tras dos victorias locales (ambas por 1-0), en Sydney el partido fue a penales. Y allí los “Socceroos” fueron los que obtuvieron el boleto a Alemania. Cayeron al Grupo F junto a Brasil, Japón y Croacia. Y harían historia. Con un debut en el que remontaron a Japón para ganar 3-1, luego cayeron ante Brasil por 0-2. En la última jornada, un gol de Harry Kewell a falta de diez minutos empató en dos el juego ante Croacia que el dio el pase a octavos como segundo del grupo.

En octavos de final enfrentarían a Italia, que venía de ganar su grupo y se erigía como un candidato a quedarse con el título, a pesar de no mostrar el mejor juego de todos. Y contra los oceánicos el duelo fue muy parejo. Para colmo, la Azzurra se quedó con un jugador menos por expulsión y el partido parecía ir a un alargue donde los australiano tendría ventaja. Pero en el tiempo adicionado, el árbitro español Luis Medina Cantalejo cobró un dudoso penal sobre Fabio Grosso que Francesto Totti canjea por gol dándole el triunfo a Italia y la clasificación a cuartos.

Finalmente, Italia vencería a Ucrania, Alemania y Francia y se consagraría campeón del torneo por cuarta vez. Por lo tanto, si bien aparece como un rival duro e impredecible, el antecedente de Alemania 2006 podría interesar a Argentina, que se ilusiona con lograr su tercer título mundial