La Premier League es una de las ligas de fútbol modelo del mundo. Su organización, sus recintos impecables, su formato y estructura hace que sean la envidia de muchos otros países con más dificultades para armar competencias del deporte rey.

Pero así y todo, los hinchas quieren recuperar un poco de esa identidad que caracterizó el fútbol de esas tierras en décadas pasadas y por eso las autoridades evalúan que es tiempo de volver un poco a los orígenes y permitir cosas que, hasta hace poco, estaban prohibidas.

Se trata de volver a tener espectadores de pie en las gradas de los diversos estadios que participan de las competiciones inglesas, algo que fue una característica propia de épocas antiguas y que se perdió por la necesidad de brindar seguridad a los espectadores luego de tener episodios trágicos y violentos.

Luego de la Tragedia de Hillsborough, en la que una avalancha se llevó la vida de 97 hinchas del Liverpool en un partido entre los "Reds" y el Nottingham Forest, jugado en el estadio del Sheffield Wednesday por la FA Cup de 1989, el fútbol inglés cambió para siempre.

El famoso "Informe Taylor", en el que las autoridades inglesas exigieron modificaciones en la seguridad de los estadios, comenzó una era de modernización en los recintos, que pasaron a tener un cien por cien de butacas en sus localidades, sumado a tribunas techadas y demás características en todas las divisiones del fútbol profesional.

Si bien pasaron más de treinta años de ese suceso, los hinchas aún extrañan las épocas en donde podían presenciar parados los encuentros de su equipo. Por eso, la FA pondrá a prueba una implementación en la que, a partir del 1 de enero de 2022, los clubes podrán, a voluntad, disponer de gradas sin asientos para los espectadores que se ubiquen en ese sector.

Tal es asi, que desde hace años, equipos como el Manchester City, el Chelsea y el Manchester United ya han instalados en sus estadios raíles delante de algunos asientos para poder adecuar las gradas a esta nueva situación y poner y quitar las butacas dependiendo de la competencia que se dispute, ya que por ejemplo, las competencias europeas exigen recintos con todos los espectadores sentados.

Esta medida ya fue adoptada en otros países, como en Alemania. El Borussia Dortmund, por ejemplo, con su característica "Sudtribune", la grada sur de su estadio, permite a los espectadores ver el juego por competencias locales parados, ya que eso provoca una cantidad de gente conocida como "Muro Amarillo", un distintivo del club. Pero para partidos europeos, se ve obligado a colocar butacas en esa misma tribuna.