Los campeones del repechaje, así definieron a la selección de Uruguay hace unos años porque desde que se comenzara a aplicar está vía de clasificación rumbo al Mundial de Francia en 1998, los charrúas de un modo u otro, tuvieron que dirimir su pasaje a través de ella.

Así sucedió en 2002, 2010 y 2014 tras no clasificar a las ediciones de 1998 y 2006.

Ya para la edición de Rusia en 2018 las cosas cambiaron y los charrúas entraron de forma directa, dejándole ese lugar a Perú y cuatro años después, con una fecha de antelación, lo vuelven a hacer, estarán en Qatar 2022, igual con zozobra e incertidumbre.

Los hechos

Este jueves en Montevideo, los uruguayos vivieron una batalla campal ante los peruanos de Ricardo Gareca, un partido cerrado, duro, con muchas faltas, como es propio del juego de ambos equipos y de la propia filosofía uruguaya...hay que morir en el terreno.

Al comienzo fue bien difícil pues los peruanos se plantaron bonito pero los uruguayos comenzaron a crear jugadas y con varias llegadas generaron peligro; en una de ellas y al quedar una pelota suelta en el área, Giorgian de Arrascaeta empalmó un zapatazo y llegó el gol.

Todo era locura, los peruanos estaban chocados, la gente enloquecía y el juego entraba en un trance dramático que duraría hasta el final.

Faltas no cantadas, penales dudosos, la presión de Luis Suárez a los árbitros le daba más drama al final y Gareca seguía buscando con las llegadas de Advincula y Miguel Trauco.

Momento clave

Ya en los finales llegó la polémica y tras un centro de Trauco el portero Sergio Rochet parece atajar la pelota en la misma línea de gol pero enseguida afloran las dudas al ver las repeticiones pero el VAR no interviene, decide que no es gol y validan la decisión del árbitro brasileño;por un lado los de Diego Alonso respiran, por el otro Gareca explota y la protesta es colosal, así y todo la decisión se mantiene y llega el pitazo final.

Al momento de escribir este texto, la protesta sigue y hoy se conoció que revelaran hasta los audios del VAR, pero ya es un hecho como quiera, Uruguay, después de quedar fuera del Mundial en 2006, certifica su pase a Qatar y con ello valida su asistencia a los últimos cuatro mundiales.

Este es quizás el mejor homenaje al maestro Oscar Washington Tabárez y el equipo luce bien para encarar con buenas opciones la justa.

La reseña

En Rusia 2018, Uruguay cayó eliminada a manos de Francia en cuartos de final,2-0, después de una buena victoria ante Portugal en octavos y tras tener una excelente fase de grupos.

La garra charrúa es así, única, autentica, siempre emerge en medio de las dificultades y en los momentos duros, desde aquella década del 20 y los dos Juegos Olímpicos, luego con el primer Mundial y con el Maracanazo en el 50.

La huella de Giggia, de Schiaffino, Francescolli, Rubén Paz y Diego Forlán dicen presente y marcan una de las historias más hermosas del fútbol