República Dominicana no solo clasificó al Mundial Sub-20 de Indonesia que se disputará el año que viene, sino también a los Juegos Olímpicos de París 2024 en el que, si bien se juega con jugadores Sub-23, hay tres cupos para jugadores que superen esa edad. Y ahí es donde aparece el interrogante de si Mariano Díaz y Junior Firpo podrían jugar, al fin, con la Selección criolla.

El caso de Mariano es atípico, ya que nació y se crio en Barcelona. Su madre es dominicana por lo que posee ambas nacionalidades. En 2013, cuando ya era parte de la cantera del Real Madrid, participó de un encuentro amistoso con el equipo quisqueyano ante Haití (convirtió un gol y dio una asistencia), pero luego del mismo declaró que no iba a jugar más para Dominicana y que su intención era hacerlo para España, lo cual aún no sucedió.

Junior Firpo, por su parte, sí nació en la isla caribeña (es de Santo Domingo) pero a los seis años de edad toda su familia emigró a Málaga. Allí comenzó su carrera futbolística jugando para Real Betis y luego pasando al FC Barcelona. Hoy, milita en el Leeds United de la Premier League inglesa. Firpo jugó en 2015 un amistoso no reconocido por FIFA ante la Selección Olímpica de Brasil, pero tres años después aceptó jugar para la Sub-21 de España de cara a la Eurocopa de dicha categoría.

Como ambos aún no jugaron de forma oficial para ninguno de los dos países (Mariano jugó un amistoso oficial pero para ser asignado definitivamente a una selección, deben ser al menos dos) todavía pueden decantarse por República Dominicana para su carrera internacional. El problema, para los criollos, será convencerlos.

Según palabras del entrenador de la selección absoluta, el español Iñaki Bea, hay que hacer un trabajo de atracción para que ambos quieran venir. "Cuando llegué a Dominicana, mi primera misión era internacionalizar la marca, darla a conocer. Es lógico que Mariano y Firpo no quieran venir porque aún no les hemos dado motivos para que vengan. Lo hecho por la Sub-20 es un primer paso. Ahora quiero jugar un amistoso en España para que puedan ver de cerca la selección".

El entrenador de la Sub-20, el cubano Walter Benítez, piensa igual y confía en contar con ellos para los Juegos Olímpicos de París 2024: "Ser atleta olímpico no es algo que todos puedan lograr. Ahora ellos tienen la posibilidad de jugar con nosotros, pero también debemos ser nosotros los que los podamos convencer con un proyecto serio y objetivos claros".

La buena noticia para el cuerpo técnico dominicano es que tanto Mariano como Firpo tienen pocas chances de ser llamados por España en una futura convocatoria. El delantero del Real Madrid está negociando su salida del equipo tras años con muy poca participación, mientras que el lateral tuvo un irregular año en Leeds, donde a duras penas se salvó del descenso.