La jornada de este lunes resultó ser algo agridulce para el conjunto del Inter Miami, que sostuviera un partido amistoso ante el FC Barcelona, en medio de la gira de pretemporada del equipo catalán de cara a la próxima edición 2022-2023 de la Liga.

Ante más de 18.000 espectadores en el Estadio DRV PNK de Fort Lauderdale, estado de Florida, en donde si bien es cierto que el cuadro español fue ampliamente superior en la cancha, el ex futbolista inglés David Beckham, uno de los propietarios del equipo de Miami, pudo tener al menos un momento de felicidad en los minutos finales del partido.

Un encuentro en el que la escuadra dirigida por Xavi Hernández terminara imponiéndose por 6 goles a 0; uno de estos tantos marcado por uno de los nuevos fichajes del club, el brasileño Raphinha, puntualmente el segundo de la noche al minuto 25. Pierre Aubameyang, Ansu Fati, Gavi, Ousmani Dembelé y Memphis Depay anotaron el resto.

Ya cuando se corría el minuto 86 del compromiso, el director técnico local, Phil Neville, hace ingresar al joven Romeo Beckham, de 19 años, quién ya había visto minutos con la filial de la franquicia, el Inter Miami II en la denominada MLS Next Pro, en donde incluso se pudo estrenar con las redes, anotándole a su similar del Orlando City.

El segundo hijo de David con su matrimonio con la ex integrante de las 'Spice Girls', Victoria Adams, ingresó al terreno de juego en sustitución del centrocampista Bryce Duke, teniendo algunas participaciones con el balón durante los últimos minutos del partido ante un rival como el Barcelona.

Ya hace unos meses atrás, el propio David Beckham le había indicado al entrenador de Miami, que fuera algo más exigente con Romeo, incluso por encima del resto de sus compañeros, ya que consideraba que llevaría un peso adicional sobre sus espaldas, y seguramente iba a ser muy abordado por medios y periodistas, solo por llevar su apellido.