La temporada de la Premier League inglesa comenzaba con un proyecto ilusionante de uno de los grandes que está en épocas bajas. El Manchester United apostaba por un proyecto nuevo con un técnico con una idea bastante clara, que intentaría cambiar la realidad de 'Los Red Devils' que no se habían logrado clasificar a la Liga de Campeones la temporada anterior.

Luego de los dos primeros encuentros, la efervesciente ilusión parecía desaparecer con esas dos derrotas ante rivales bastante inferiores. Y era el turno de que los de Ten Hag se vieran las caras contra uno de los principales favoritos a conseguir los máximos honores, y siempre candidato a ser uno de los mejores equipos del continente, el Liverpool de Klopp.

Cristiano Ronaldo y compañía recibían a un Liverpool con varias bajas importantes: Darwin Núñez por expulsión y las ausencias en la mitad de la cancha de Fabinho y Thiago Alcántara.  Sin embargo, también el técnico holandés optaba por un cambio de nombres luego de la goleada sufrida la semana anterior contra el Brentford; donde destacaba la ausencia de Cristiano Ronaldo, que ha estado en el centro de la polémica luego que se conocieran rumores del deseo del astro portugués de abandonar el United por no estar jugando la Champions.

Desde el inicio dde encuentro, se notó una diferencia sobretodo de actitud por parte del equipo local, que conseguía en los primeros 20 minutos adelantarse en el marcador con gol de Jadon Sancho en el minuto 16,  y logró generar un par de ocasiones claras para poner en serios aprietos a los dirigidos por Klopp. Conforme corrían el tiempo, el United fue tomando una postura cada vez más defensiva, lo que daba al Liverpool la posibilidad de ir creciendo en protagonismo; siendo claves en el conjunto de Manchester Lisandro artínez y David De Gea para evitar que el encuentro se fuese en empate al descanso.

Los segundos 45 minutos iniciaron como había terminado el primer acto, los de Liverpool muy encima y amenazando el área del United que seguía cada vez acercándose más a su propia área, hasta que en el munto 53 luego de un contragolpe perfectamente materializado, los de Ten Hag anotaban el 2-0 a cuenta de Marcus Rashford, sellando así lo que parecía una sorpresiva victoria ante uno de los rivales más complicados de toda la liga. El Liverpool conitnuó asechando, y fue donde la figura del arquero español mostró lo que tenía para dar esta noche, con unas cuantas notables atajadas que permitían que su equipo se mantuviera al frente.

No fue sino hasta el minuto 81 donde luego de nuevamente atajar un remate de cabeza, De Gea deja un rebote que 'caza' Mohamed Salah para marar el 2-1 definitivo, y que sellaría así el triunfo para los 'Diablos Rojos'

Cristiano Ronaldo terminó ingresando a los 86 minutos de juego, y sigue la incógnita en el aire: ¿Seguirá el astro portugués? Es una duda, que al parecer no podremos despejar hasta que cierre el mercado de transferencias el próximo 31 de agosto.