Finalmente terminó la novela. Se cierra un capítulo más de las Eliminatorias más polémicas que se recuerden en la historia de los Mundiales. FIFA, mediante su Comisión Disciplinaria, desestimó la denuncia hecha a la Federación Ecuatoriana de Fútbol respecto a la nacionalidad de uno de sus jugadores y confirmó la presencia del equipo en Qatar 2022.

Todo surgió luego de que, una vez termina la clasificación, desde la Federación Chilena de Fútbol, presentaran pruebas de que el jugador ecuatoriano Byron Castillo, en realidad era colombiano y que había falsificado su documentación para poder ser convocado al elenco de Ecuador.

Esta denuncia implicaba que los ocho partidos en los que Castillo había participado, debían dársele por perdidos a Ecuador y los puntos entregados a sus rivales. Esto generaba que la nueva sumatoria de puntos pusiera a Chile en puestos de clasificación.

De todas formas, desde Ecuador aseguraban que el Estado nacional ya había declarado la nacionalidad de Castillo como ecuatoriana y que se habían asesorado previamente para regularizar su situación antes de la convocatoria, por lo que desde el principio de la causa, se mostraron confiados en que su presencia mundialista no corría peligro.

Finalmente, en un comunicado en su web oficial, FIFA informó que el caso queda cerrado y no tomará ninguna acción luego de revisar todos los documentos aportados por ambas partes. Igualmente, aclaró que la decisión se puede apelar y Chile tendrá diez días para presentar su descargo.

No es la primera vez que "La Roja" recurre a un proceso judicial, ya que en las Eliminatorias a Rusia 2018, denunció la mala inclusión de un jugador boliviano en una tanda de partidos, lo que generó que se le dieran los puntos, tanto a Chile como a Perú, los rivales de Bolivia en esa ventana. Lo llamativo fue que gracias a esos puntos, Perú clasificó al repechaje superando a Chile que quedó afuera del Mundial.