El deporte y la política siempre van de la mano, aunque muchos quieran pensar lo contrario. Inevitablemente se mezclan y llegan a situaciones muy polémicas, como la que se acaba de dar entre Noruega y Rusia por la decisión de un jugador por cambiar de club.

Mathias Normann es un mediocampista noruego de veintiséis años que hizo casi toda su carrera en su país natal. Tuvo un paso por la Premier League inglesa cuando fichó para el Brighton, pero en 2019 arribó al Rostov de Rusia. Claro, en ese momento no había problemas con el aquel país.

El conflicto bélico tras la invasión de Rusia a Ucrania que comenzó a principios de este año generó que muchos jugadores se retiren de la competición rusa debido a que sus clubes habían sido sancionados y vetados de participar en competiciones europeas. Normann, precisamente, recibió una oferta del Norwich City inglés y cambió de aires.

Pero a poco de cerrar el mercado de fichajes de agosto, el noruego decidió regresar a Rusia para jugar en el poderoso Dinamo de Moscú. La Liga Premier Rusa nunca detuvo sus acciones y se disputa con total normalidad, a diferencia de la competición ucraniana que debió suspender su liga la temporada pasada. La temporada 2022/23 se desarrolla con normalidad aunque con ciertas reservas.

Ante la noticia del regreso de Normann a Rusia, la Federación Noruega declaró que el jugador quedaría vetado de la Selección mientras represente a un club de es país. Según las palabras de la presidenta de la Federación, "no corresponde a la Federación decidir el club del jugador, pero estamos en una situación extraordinaria. Todos acordamos presionar a Rusia como parte beligerante de una invasión y debemos ser activos en nuestra posición. Mientras represente a un club ruso, Normann no representará a la selección", explicó Lise Klaveness.

Normann había jugado un total de doce encuentros con el equipo nacional desde su debut en 2019 y seguramente iba a ser convocado para los juegos de fines de septiembre en los que Noruega iba a participar de la Nations League.