La Copa del Mundo de la FIFA Qatar 2022 sigue su curso y esta vez llegó el turno del grupo F, el cual está integrado por Bélgica, Canadá, Croacia y Marruecos. Los dos últimos igualaron sin goles a primera hora del mañana y tras la definición del grupo E conformado por Alemania, España, Japón y Costa Rica, es tiempo de darle cierre a la sexta zona con el choque entre belgas y canadienses.

Claramente el favorito para este cotejo es el cuadro europeo, semifinalista y tercer lugar en la edición de Rusia 2018 y plagado de figuras de la talla de Thibaut Courtois, mejor guardameta del mundo y del Real Madrid; Kevin De Bruyne, pieza clave del Manchester City de Pep Guardiola y varios más. Aun así, no es preciso descartar a una Canadá que contra todo pronóstico fue la primera clasificada de CONCACAF por encima de selecciones tradicionales como México y Estados Unidos.

Bélgica llega a este Mundial como uno de los favoritos para ganar el certamen después de haber hecho un magnífico papel en el grupo E de las Eliminatorias Europeas. Allí ganaron 6 cotejos, empataron 2 y no perdieron ninguno para ser líderes con 20 puntos de 24 posibles. Impusieron su disciplina a conjuntos como Gales y República Checa.

Por su parte, asombró al planeta al cerrar el octogonal final de Centroamérica y el Caribe con un maravilloso registro de 8 triunfos, 4 igualdades y solo 2 reveses. Fueron 28 puntos, 23 goles a favor y 7 en contra los registros que hicieron posible su acceso a Qatar 2022, lo que significa su regreso a la competencia después de 36 años (en 1986 fue la única ocasión en la que la disputaron).

Primer tiempo

Contrario a lo que muchos hubieran creído, los canadienses se mostraron irreverentes desde el comienzo y salieron a atacar a Bélgica. Gracias a esto, obtuvieron su premio rápidamente ya que les fue otorgado un penal después de que el árbitro consultara con el VAR y determinara una infracción por mano de parte de Yannick Ferreira Carrasco. No obstante, el cobrador Alphonso Davies se encontró con un muro llamado Thibaut Courtois y el partido continuó igualado a cero.

A partir de allí, ambas escuadras se enfrascaron en un ‘toma y dame’ perenne en el que cada uno tuvo sus ocasiones claras. Mientras a los dirigidos por Roberto Martínez les fallaba el último pase, a los rojiblancos les faltaba puntería delante del arco adversario.

Aun así, cuando parecía que se irían a los vestuarios empatados cero goles, apareció un balón largo de Toby Alderweireld para que Michy Batshuayi pusiera en ventaja a los Diablos Rojos.

Segundo tiempo

En el complemento Canadá fue irreverente, atacó con todo y por momentos arrinconó a Bélgica. Sin embargo, una vez más su falta de eficacia en los últimos metros les pasó factura y por supuesto, también las intervenciones providenciales del arquero contrario. Al final, fue triunfo por la mínima para una selección que supo sufrir y que quizás se encontró con una realidad mucho más hostil de lo que esperaba, pero que supo resolver.