Definitivamente el caso de enero fue una verdadera locura y el que haya pasado un total de cinco meses para poder sacar una conclusión tan firme como lo es quedarse en el club de Paris, hizo que todo lo que ha pensado el Real Madrid CF sobre Kylian Mbappé y darle tantas largas al fichaje tomara cartas en el asunto para no volver a repetir el mismo error de darle tanto tiempo de "pensar" a un jugar que, ya para su momento estaba libre de firmar con cualquier equipo, incluso con el mismo PSG a ver si lograban "ficharlo", nuevamente.

El caso es que el toma y dame viene desde mucho antes, 2021 cuando Mbappé todavía pretendía estar en Paris y el Madrid había empezado con la puja en cuestión, de hecho, el equipo parisino le dejó completamente las cartas sobre la mesa al imponerle que si quería al astro francés, ellos tenían que desembolsar casi 250 millones o más, dado que ellos, también deben del traspaso de Kylian del AS Mónaco a sus filas cierta cantidad de dinero.

Sin embargo, el Real Madrid CF no tuvo la intención de seguir la negociación hasta que el jugador acabara el contrato que estaba teniendo con la entidad parisina. No bien, sabemos que uno de los detallitos que se enmarcan sin duda alguna son los intereses monetarios y La Liga también ha buscado de interceder en que las negociaciones no se salgan de las manos para mantener una armonía dentro de lo que todos conocemos es el fair play financiero.

Ahora bien.

Se dio lo que todo el mundo estaba esperando, la decisión final para una promesa que, alegró a unos e hizo enfadar, dejar decepcionados y también indiferentes a otros fanáticos, pues bien. Kylian Mbappé decidió aceptar un contrato por parte del equipo del Paris Saint Germain para el fin el año 2025 y con esto, Javier Tebas, presidente de LaLiga, campeonato español, sacó un comunicado o nota informativa en donde declaró lo siguiente:

"Ante el posible anuncio de Kylian Mbappé de permanecer en el Paris Saint-Germain, LaLiga quiere manifestar que este  tipo de acuerdos atentan la sostenibilidad económica del fútbol europeo poniendo en peligro a medio plazo centenares de miles de puestos de trabajo y la integridad deportiva, no solo de las ligas europeas sino también de nuestras ligas domésticas.

Resulta escandaloso que un club como el PSG, que la temporada pasada perdió más de 220 millones de euros tras llevar acumuladas pérdidas de 700 millones de euros en las últimas temporadas (incluso declarando ingresos por patrocinios de muy dudosa cuantía) con un coste de plantilla deportiva en torno a 650 millones para esta temporada 21/22, pueda hacer frente a un acuerdo de estas características mientras que aquellos clubes que podrían asumir la llegada del jugador sin ver comprometida su masa salarial, se queden sin poder ficharlo.

Por todo lo anterior, LaLiga va a interponer una denuncia contra el PSG ante la UEFA, autoridades administrativas y fiscales de Francia y ante los órganos competentes de la unión europea, para continuar en defensa del sistema económico del fútbol europeo y de la sostenibilidad del mismo.

En anteriores ocasiones LaLiga ya ha efectuado denuncias contra el PSG por incumplimiento del Fairplay financiero de la UEFA a raíz de las cuales la UEFA sancionó duramente al PSG aunque el TAS las revocó en una extraña resolución.

LaLiga y muchas instituciones del fútbol europeo estaban esperanzadas que con la entrada del presidente del PSG, el Sr. Al-Khelaifi, en los organismos de gestión del fútbol como el exco de la UEFA o la Presidencia de la ECA, se abstendrían de realizar estas prácticas sabiendo el gravísimo daño que causan, pero no ha sido así sino todo lo contrario. Estando el PSG con masas salariales inaceptables, con grandes pérdidas económicas en temporadas anteriores, asume una inversión imposible en esta situación, lo que implica sin duda el incumplimiento de las actuales normas de control económico no solo de la UEFA, sino del propio fútbol francés.

Estas conductas denotan todavía más que desde los clubes no se respetan ni se quieren respetar las normas de un sector económico tan importante como el fútbol, clave para la sostenibilidad de cientos de miles de puestos de trabajo.

Este tipo de conductas que lidera Al-Khelaifi, presidente del PSG, por su condición de miembro del exco de UEFA, presidente de la ECA, es un peligro para el fútbol europeo a mismo nivel que la Superliga. Fin del comunicado.

Será justicia de que es lógico una sanción para el Real Madrid posiblemente por todo el embrollo, posiblemente hablando.