Parece una de las novelas del año. Erling Haaland, delantero y goleador del Borussia Dortmund, anunció que se irá del equipo alemán a final de temporada y fueron muchos los equipos que empezaron la campaña para ficharlo para la siguiente campaña.

Real Madrid, París Saint-Germain, Barcelona y Manchester City fueron los que se mostraron más interesados y entablaron conversaciones con el jugador y con su agente para convencer al noruego de sumarse al plantel con promesas de títulos y premios.

De a poco varios se fueron bajando y todo parecía indicar que el delantero había elegido al Barcelona para ser la referencia del nuevo equipo comandado por Xavi Hernández que lidera una reconstrucción en el plantel. De hecho, el goleador había anunciado su preferencia de arribar a LaLiga por sobre otras competiciones.

Pero finalmente, todo dio un vuelco y según los últimos rumores, Haaland no iría Catalunya, sino que cambiaría su rumbo a Inglaterra. Según reportan diarios británicos, Erling ya tendría todo acordado con el Manchester City de la Premier League, con quien habría arreglado un contrato de 600.000 euros semanales para ficharlo como una de sus estrellas.

"La búsqueda de Erling Haaland por parte del Manchester City ha dado un paso significativo, ya que el club acordó los términos con los representantes del jugador. Se ha dado el visto bueno a un paquete financiero adecuado, que convertiría a Haaland en el jugador mejor pagado de la Premier League con más de 500.000 libras por semana", afirmó Daily Mail.

Solo resta arreglar el pago de la cláusula de rescisión que el jugador tiene con el Borussia Dortmund, la cual ronda los 75 millones de euros. De todas formas, el club alemán anunció que no pondría trabas a la salida del noruego, el cual adquirió por 20 millones proveniente del Red Bull Salzburgo en 2020.

Haaland lleva 33 goles en 31 encuentros en esta temporada, entre club y selección nacional y es uno de los jugadores más letales del momento. De hecho, desde su llegada a la Bundesliga, tiene un promedio de casi un gol por partido al convertir 82 tantos en 85 juegos. Así, todo Manchester se ilusiona con que no falten goles con la llegada del noruego.