Argentina rompió una maldición el año pasado, tras conseguir un título oficial con su selección mayor luego de 28 años de espera. La obtención de la Copa América, nada más y nada menos que en Brasil ante el local, se sigue festejando y abrió una ventana de esperanza para los hinchas albicelestes que ahora sueñan con el Mundial.

Pero los recaudos se toman en serio y, tras las buenas actuaciones que está mostrando el equipo argentino, surgió una nueva preocupación. Otra "maldición". Es que el título continental, la goleada a Italia en La Finalissima y los 33 partidos que acumula invicto, inevitablemente lo ponen como candidato a quedarse con el título mundial.

✅ Triunfo en Uruguay tras 12 años

✅ Triunfo en Venezuela tras 14 años

✅ Triunfo en La Paz de Bolivia tras 15 años

✅ Triunfo en Perú tras 17 años

✅ Triunfo oficial en 90' vs Italia EN LA HISTORIA

✅ Record invicto absoluto de Argentina

El problema surge cuando se revisa la historia de las Copas del Mundo y, las veces en que Argentina llegó como uno de los principales candidatos, mayor era el fracaso. Peor aún, cuando menos expectativas generaba el equipo, mejor le fue.

Argentina fue subcampeona del Mundial de 1930, el primero de todos. Por lo que cuatro años después, lógicamente llegaba como candidato a repetir. Pero en Italia 1934 quedó afuera en el primer partido luego de que Suecia le diera vuelta el marcador sobre el final.

Los 3️⃣3️⃣:

🇨🇱 2-1

🇨🇱 0-0

🇲🇽 4-0

🇩🇪 2-2

🇪🇨 6-1

🇧🇷 1-0

🇺🇾 2-2

🇪🇨 1-0

🇧🇴 2-1

🇵🇾 1-1

🇵🇪 2-0

🇨🇱 1-1

🇨🇴 2-2

🇨🇱 1-1

🇺🇾 1-0

🇵🇾 1-0

🇧🇴 4-1

🇪🇨 3-0

🇨🇴 1-1

🇧🇷 1-0

🇻🇪 3-1

🇧🇴 3-0

🇵🇾 0-0

🇺🇾 3-0

🇵🇪 1-0

🇺🇾 1-0

🇧🇷 0-0

🇨🇱 2-1

🇨🇴 1-0

🇻🇪 3-0

🇪🇨 1-1

🇮🇹 3-0

Luego de eso, llegaron los primeros problemas. En protesta por no cumplir con la rotación de continentes y elegir a Europa nuevamente como sede, Argentina desistió de participar de Francia 1938, por lo que una gran generación de futbolistas se perdieron la oportunidad de jugar un Mundial en el que muchos analistas ponían a Argentina como candidato.

La Segunda Guerra Mundial impidió los certámenes de 1942 y 1946, por lo que el siguiente Mundial fue en Brasil en 1950. El histórico torneo tampoco tuvo la participación albiceleste por diferencias con el gobierno del país vecino y, para colmo, tampoco iría a Suiza 1954 por diferencias con la FIFA y conflictos internos, lo que hizo que por tres ediciones seguidas, Argentina desperdiciara jugadores notables que podrían haber llegado lejos.

En 1962, con la cercanía del evento en Chile y tras liderar las Eliminatorias, Argentina llegó nuevamente como candidato, pero quedó afuera en la fase de grupos tras quedar tercera. En 1978, finalmente Argentina pudo organizar el Mundial y se lo quedó en medio de una dictadura militar que azotaba el país y ponía en duda toda participación.

En España 1982, con Maradona jugando su primer Mundial y siendo vigente campeón, apenas pudo alcanzar la segunda ronda cayendo ante Brasil e Italia. Pero en México 1986, contra todos los pronósticos, dado que el juego que mostraba no era el mejor, se hizo con el torneo y Diego obtuvo el trofeo más deseado. Sería la última Copa Mundial de Argentina.

Cuando un equipo llega como ultra favorito al mundial, suele llevarse un bofetón de aquellos.

La "buena" para Francia es que ya se llevó un bofetón en la Eurocopa hace un año.

Luego de eso, se sucedieron numerosos planteles llenos de talento que por una u otra razón no pudieron alcanzar el éxito. La decepción mayor fue en Corea-Japón 2002, cuando un plantel lleno de figuras dominó claramente las Eliminatorias pero quedó afuera en fase de grupos. Hasta el día de hoy se sigue lamentando ese fracaso.

En 2006 y 2010 Alemania sería el verdugo en cuartos de final eliminando a ambos equipos que aspiraban a llegar más lejos, mientras que los mismos germanos le ganarían la final a Messi y compañía en 2014 cuando Argentina, justamente, no era candidata a llegar a esa instancia.

Ahora, en 2022, Argentina llega de la mejor forma. Habrá que ver si puede torcer la historia que indica que mientras mejor llegue a la cita, peor le va. Ya rompió una maldición que llevaba casi tres décadas. Ahora puede romper otra y volver a coronarse