Si hay que nombrar a dos jugadores que representen la última era del fútbol, no se puede negar que todos diríamos Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Independientemente de la preferencia por uno u otro, es imposible no reconocer que los récords, goles y títulos han girado en torno al argentino y al portugués.

Y ahora, en año mundialista, uno de esos tantos récords que poseen, será compartido, ya que están a las puertas de igualar una marca a la que pocos jugadores en la historia han podido llegar. Se trata, nada más y nada menos, que la de disputar cinco Mundiales.

Al tratarse de jugadores con apenas dos años de edad de diferencia, su recorrido en el máximo evento futbolístico es similar. Ambos debutaron en la edición de 2006 jugada en Alemania, como jóvenes promesas, y a partir de allí no pararon de engalanar la cita con su presencia.

En el caso de Messi, llegó a Alemania con apenas 19 años, habiendo debutado en la Selección mayor un año antes. Venía de ser el MVP y goleador del Mundial Sub-20 que Argentina conquistó en 2005 y ya se vaticinaba que estaba para grandes cosas. Pero sus éxitos en la selección se iban a encontrar con su sombra negra: Alemania.

En aquel 2006, los germanos eliminaron a Argentina en cuartos de final por penales (Messi no jugó ese partido). Cuatro años después, con Maradona como técnico, los europeos se despacharon con un 4-0 en la misma instancia (Lionel no convirtió en todo el Mundial). Y en Brasil 2014 llegó la mayor frustración, ya que Alemania los venció en la final en el tiempo extra, arrebatándole el sueño de ser campeón mundial. Finalmente, en Rusia 2018 quedó afuera en octavos de final cayendo ante Francia, la futura campeona.

El actual delantero del París Saint-Germain acumula 19 partidos mundialistas, en los que convirtió seis tantos. Así, en caso de alcanzar las semifinales y de no perderse ningún partido, Messi podría superar el récord del alemán Lothar Matthaus, que con 25 es el que más partidos jugó en la historia.

Por su parte, Crisitano Ronaldo también comenzó su camino mundialista en 2006, al que arribó como subcampeón europeo tras la Eurocopa 2004. En aquel Mundial jugó seis partidos y convirtió un gol en lo que fue la mejor actuación histórica del seleccionado al quedar en cuarto lugar. En 2010 volvió a convertir un tanto, pero quedó afuera en octavos por la futura campeona, España. En Brasil sufriría su mayor decepción al quedar eliminada en fase de grupos, mientras que en Rusia caería nuevamente en octavos de final.

El hoy jugador del Manchester United llega así a 17 encuentros, en los que marcó siete tantos (convirtió en todos los Mundiales que disputó). De todas formas, por más que jugara los siete partidos que, como máximo, se pueden disputar, no alcanzaría el récord de Matthaus.

Otros jugadores que pueden unirse en Qatar a ese selecto grupo de jugadores con cinco Mundiales disputados son los mexicanos "Memo" Ochoa y Andrés Guardado, que confirmaron con México su clasificación hace dos días. Ochoa, también inició su recorrido en 2006, aunque recién jugó su primer partido en Brasil 2014. Guardado, en cambio, sí jugó en todos aunque solo tiene en su haber 12 partidos mundialistas.

Los que ya son parte del selecto club de "los 5" son Antonio Carbajal, arquero mexicano que disputó todas las ediciones entre 1950 y 1966; Rafa Márquez, defensor mexicano que jugó entre 2002 y 2018; Gigi Buffon, arquero italiano que disputó los Mundiales entre 1998 y 2014 (en 1998 no jugó ningún partido y podría haber sido el único en jugar seis si Italia clasificaba a Rusia 2018); y por último el mencionado Lothar Matthaus que jugó entre 1982 y 1998 y posee el récord de más partidos.