El fichaje estrella de esta temporada en la Premier League, Cristiano Ronaldo ha llegado a Manchester pisando fuerte. El portugués fue recibido a su vuelta a la ciudad como un auténtico rey y ha sabido devolver a la afición su cariño donde mejor sabe hacerlo, en el rectángulo de juego. Sin ir más lejos, el día de su debut anotó un doblete que enloqueció por completo a los 'fans'.

Por eso (y porque puede) el delantero ha considerado ahora que es momento de darse un 'caprichito (o 'caprichazo') en forma de nuevo bólido. El luso es un acérrimo confeso de los coches y lo ha vuelto a demostrar con su última adquisición: un elegante Bentley Flying Spur valorado en ni más ni menos que en unos ¡250.000 dólares!

La estrella del United llegó a Carrington para el entrenamiento a bordo de su nuevo 'juguetito' y escoltado por su personal provado de seguridad que, cómo es obvio, no iban en cualquier tipo de vehículo. Sino en un lujoso Range Rover que ya hemos visto conducir en otras ocasiones al propio jugador.

A principios de este año, se pudo ver al exjugador del Real Madrid en la fábrica de Ferrari en Maranello para ver en primera persona el Ferrari Monza que estaba a punto de adquirir. Pero, además, cuenta en su haber con un Bugatti Centodieci por el que desembolsó la indecente cantidad de 8,5 millones de euros.