Francia es el actual campeón del mundo y Suiza dio la sorpresa al eliminarlo de la Eurocopa en los penales. En la definición uno de los futbolistas que convirtió su remate fue Ruben Vargas, un joven que tiene sangre dominicana y que es una de las grandes apariciones de su seleccionado.

Ruben Vargas tiene 22 años, se desempeña en el Augsburgo de Alemania, puede jugar de extremo por los costados y también de mediapunta. El joven nacido en la ciudad de Adligengswil tiene madre suiza y padre dominicano.

"Mi padre me dio sangre mediterránea y piernas rápidas. Creo que la alegría de jugar viene de mi papá. La calma viene de mi madre", aseguró Ruben Vargas hace algunos años en una charla en Luzernerzeitung.

Su padre Víctor jugó al béisbol y trabajaba como instructor de golf mientras él jugaba con la camiseta del Luzerna en la primera división de Suiza. Mientras que su madre Fabienne Della Giacoma, participó en el campeonato europeo de trampolines de Suiza hasta que una lesión a los 20 años hizo que tuviese que retirarse.

Su hermano menor, Manuel, también juega al fútbol. "Rubén siempre estuvo en el campo deportivo desde muy pequeño. Lo ha intentado todo. Baloncesto, béisbol, golf", recordaba su madre hace un tiempo atrás.

 

Tras debutar en agosto de 2017 con la camiseta del Luzerna, Vargas se transformó en uno de los jugadores más prometedores del fútbol suizo. En el verano europeo de 2019, Augsburgo confió en sus condiciones y lo fichó tras pagar alrededor de cuatro millones de euros por su traspaso.

Ruben Estephan Vargas Martínez pensó en jugar siempre para Suiza, pero siempre manejó la alternativa de República Dominicana si no era convocado: "Desde muy joven solo pensaba en Suiza cuando soñaba con una carrera futbolística. En República Dominicana, a donde fuimos de vacaciones a principios de invierno, el béisbol es el deporte número uno. República Dominicana es sólo una opción para mí si se acerca el final de mi carrera y nunca llegué a la selección suiza para entonces", aseguró en marzo de 2019 a Zentral Plus.

La Selección de Suiza llamó a su puerta en septiembre de 2019. El joven Ruben debutó en el 4-0 ante Gibraltar en la Clasificación para la Eurocopa. Con el correr del tiempo se convirtió en una pieza importante y ya lleva disputados 14 encuentros, con dos goles convertidos. En esta Eurocopa es suplente, pero ha ingresado en el segundo tiempo en tres encuentros: vs Italia, Turquía y Francia.

Francia llegó a la Eurocopa como gran candidato a levantar la Eurocopa y Suiza dio el golpe en Bucarest, Rumania. Ruben Vargas fue el séptimo pateador: el suizo de raíces dominicanas tomó la pelota y no le temió a Hugo Lloris al igual que sus compañeros. Su equipo aprovechó el fallo de Kylian Mbappé y el sueño sigue más latente que nunca.