La Copa Oro que se desarrolla este año en Estados Unidos, tiene la particularidad de la participación de Catar. El país asiático, la disputa en calidad de invitado por ser el que albergará el próximo Mundial de Fútbol a disputarse a fines del año que viene.

Si bien Catar puede que sea el invitado más llamativo que haya jugado la Copa, no fue el único. También han disputado el certamen países tan lejanos como Corea del Sur (2002)y Sudáfrica (2005), también como invitados por ser los anfitriones de los Mundiales siguientes a dicha edición; y otros más cercanos como Perú, Colombia y Ecuador. Pero el caso más curioso es el de Brasil. No porque sea raro su presencia, sino, porque nunca pudo ganar la Copa.

Brasil fue invitado en tres oportunidades a disputar la Copa Oro de la CONCACAF. La primera, en 1996, edición a la que el país sudamericano llegaba en calidad de campeón mundial al haber obtenido el título dos años antes en Estados Unidos. Justamente a ese país arribó Brasil para disputar el certamen. Y lo que parecía un título asegurado, y al mismo tiempo, ser el primer campeón continental que no de era de esa Confederación, terminó siendo una sorpresa.

Brasil integró el Grupo B junto a Canadá y Honduras y goleó a ambos. 4 a 1 y 5 a 0 respectivamente. Al lograr el pase a semifinales, enfrentó al local al que venció 1 a 0 con gol en contra de Balboa sobre el final. Y contra todos los pronósticos, en el partido por el título, Brasil cae ante Mexico por 2 a 0 en el Memorial Coliseum de Los Ángeles.

A pesar de no lograr el título, la buena actuación de Brasil hizo que volviera a ser invitado al torneo en 1998. Para Brasil, sería una buena preparación para el Mundial de Francia que se disputaría unos meses después (y en el que caería en la final ante el local). Otra vez en Estados Unidos, Brasil integró el Grupo A junto a Jamaica, Guatemala y El Salvador. Esta vez el camino no sería tan facil. Dos empates ante Jamaica y Guatemala (0 a 0 y 1 a 1) y un triunfo ante El Salvador por 4 a 0 le dieron el pase a semis como segundo del grupo. En la semifinal, otra vez jugó ante Estados Unidos pero el resultado fue distinto. Triunfo norteamericano y Brasil eliminado. El consuelo fue quedarse con el tercer lugar al ganarle a Jamaica.

Por último, Brasil volvió a jugar la Copa Oro en 2003. Al igual que en 1996, el equipo sudamericano llegaba como campeón mundial, esta vez tras ganar el Mundial de Corea-Japón del año anterior. Y como si la historia estuviera destinada a repetirse, el resultado sería el mismo. En fase de grupos, Brasil caypo ante México, pero un triunfo ante Honduras le dio el pase a cuartos de final. Allí esperaba Colombia, otra invitado, al que derrotó 2 a 0. En semis, otra vez ante Estados Unidos al que venció 2 a 1 en tiempo extra. Y, en la final, de nuevo México. Como en 1996, el triunfo fue para los aztecas que ganaron 1 a 0 con gol de oro en el tiempo extra.

De esta forma, en tres oportunidades, Brasil, considerado como uno de los mejores equipos del mundo, no pudo hacerse nunca con la Copa Oro, a pesar de jugar dos finales y llegar en ambas como campeón mundial.