Ruben Vargas hizo su debut con la selección suiza contra Gibraltar en septiembre de 2019. Desde entonces, el jugador de 24 años ha aparecido 27 veces con el uniforme suizo y jugó en todos los partidos del Campeonato de Europa el verano pasado, con la excepción del partido inaugural.

“El Campeonato de Europa fue mi mayor torneo hasta ahora. La Copa del Mundo es otro escalón más. Eso es lo más grande que puedes hacer como futbolista”, se regocija Vargas en una entrevista con ‘blue Sport’. “Estoy tratando de hacer lo mejor que pueda por mi país y mi equipo para que podamos llegar relativamente lejos. Estoy muy satisfecho.”

El Augsburger (originario de Bavaria), tal cómo dejo ver hoy,  está listo para seguir sirviendo al equipo en Qatar. “Sé que tenemos muchos jugadores que tienen mucha experiencia y me pueden enseñar mucho. Estoy muy orgulloso de estar ahí”, dice Vargas.

Cualquiera que sea el papel del mediocampista en el equipo de Yakin, Vargas quiere cumplirlo de la mejor manera posible: “Espero poder jugar todos los partidos. Sé, por supuesto, que tenemos muy buenos jugadores en todas las posiciones y muy buenos. Lo tomo como venga. Si tengo la oportunidad, trato de usarla y hacer algo extraordinario.”

La amistad con Okafor

Cabe señalar que Vargas se siente cómodo en la selección suiza. “Me llevo bien con todos. Soy el más cercano a Noah Okafor. Paso mucho tiempo con él cuando puedo porque no está demasiado lejos de mí. Luego nos reunimos en Munich porque queda entre nosotros. Es muy buen colega mío”, dice Vargas.

¿Y si Yakin tuviera que elegir entre los dos? “Espero que juguemos juntos. Ese sería nuestro mayor deseo. Pero si no lo es, no lo es. Siempre nos apoyaremos mutuamente, sin importar lo que sea”.

Burlas con la Bundesliga suiza

Vargas también está en contacto con el resto de sus compañeros en el día a día del club. “Hay un grupo de Whatsapp, están todos los jugadores Suiza. No siempre se escribe mucho, se comparte más información”, dice Vargas.

Sobre todo, intercambia información con los mercenarios suizos en Alemania. “Estoy en contacto con todos los jugadores que juegan en la Bundesliga. Cuando se reunen al día siguiente, pueden escribir o hablar por teléfono. Por supuesto, también hay un poco de provocación. Pero eso es parte de eso”, dice.

Sin embargo, no hay rencillas, competencia de uno sobre el otro. “Siempre se dicen algunos dichos. Pero simplemente estás contento de que juegas contra el otro y puedes medirte”, dice Vargas. Tiene que prescindir de duelos directos con compañeros de la selección sobre el césped en las próximas semanas. Por otro lado, probablemente no en las burlas junto a la plaza.

¿Qué consejo le daría a un jugador U16 que quiere ser profesional?

Rubén Vargas: «Tuve que prescindir de mucho, pero valió la pena»