Suena raro, quizás como los cronopios y los famas que hablaba Julio Cortázar, suena raro pero la historia de Lionel Andrés Messi con la selección nacional de Argentina comenzó ante Croacia, como lo lee. Fue allá, en Suiza, un 1 de marzo de 2006 y tal como refiere As; Leo anotó su primer gol con la chamarreta de la escuadra albiceleste.

 

Meses antes del Mundial de Alemania, con Messi en boca de todos debido a la impronta que comenzaba a dejar en el Barcelona; meses antes de aquel Mundial, sudamericanos y balcánicos midieron fuerzas en suelo helvético, en lo que también representó en su momento el primer cara a cara entre Luka Modric y Leo.

La génesis

Croacia ganó 3-2 y “la Pulga” marcó y asistió a Carlos Tevez en el desafío, en ese entonces el tercero entre ambas selecciones, que ya habían chocado días antes de iniciar el Mundial de 1994, en un tope de preparación de cara a la justa, el primero en el global histórico.

De igual manera, el otro cotejo que antecedía al partido efectuado en Suiza, era el del Mundial de Francia 1998, cuando compartieron la misma llave, la H.

Cuenta ESPN que, en territorio galo, los argentinos salieron airosos 1-0, terminando con actuación perfecta de 9 puntos, siendo escoltados por los croatas, quienes de la mano de Davor Suker y Robert Prosinecki completarían una actuación histórica al quedar terceros, luego de caer ante Francia en semifinales y superar a Holanda en el choque de consolación. Precisamente los tulipanes serían los victimarios de la selección argentina en cuartos de final.

Flashazos de historia

Así llegarían a ese día, a comienzos de marzo de 2006, el día que Messi marcó su primer gol con la selección, luego de la polémica respecto a si jugaría con España o con Argentina.

Ya todos saben lo que pasó en el Mundial de Alemania, Messi anotó frente a Serbia y Montenegro su primer tanto en estas lides, a pesar de no contar con la gracia de Alfio Basile, quien no le dio casi ni minutos.

A su vez, los croatas, liderados en ese momento por hombres como Niko Kovác y Darijo Serna, quedarían en la fase de grupos, luego de un emocionante debut ante Brasil.

Ocho años después, a finales de 2014, en Londres, en un amistoso, Argentina vencería 2-1, con Gerardo Martino en el banquillo.

Un cercano precedente

Deberían pasar otros cuatro años para que las dos selecciones se volvieran a ver las caras, cuando en Rusia 2018, compartieron el grupo, tal como había ocurrido veinte años atrás en Francia.

En esa oportunidad, con un Luka Modric en plenitud de facultades, los balcánicos arrollaron a la tropa dirigida por Jorge Sampaoli, 3-0, poniendo en peligro incluso   el pase a octavos.

El próximo martes en Qatar, Argentina y Croacia estarán frente a frente, pero será en la semifinal de un Mundial y la posibilidad se pinta sola, para que Messi asuma galones y lidere la revancha; lleve a su escuadra a otra final y termine levantando la tan ansiada copa.

¿Será?

Luce romántico, demasiado quizás, pero puede ser, es el sueño de Messi y de millones en todo el orbe; ahora, la tarea será harto difícil, pues de igual modo, en el que sea su último juego en un Mundial, Luka Modric también tiene la oportunidad de reescribir la hermosa historia de Croacia en el fútbol.

¿Será el momento de Leo Messi?, dieciséis años después el destino lo ha puesto en el lugar indicado.