Los petrodólares, tal como se llama al dinero proveniente del Medio Oriente, es una de las cosas que más polémica trae a la hora de inversiones y compras. Parece que las arcas de esos países no se acabarán nunca y en cada momento puede haber una transacción que lo cambia todo.

Así sucede en el fútbol y muchos clubes a los que les sobraba espacio en sus vitrinas, de repente se convirtieron en una máquina de ganar a base de fichajes millonarios y en una fuente inagotable de ingresos debido al marketing generado.

París Saint-Germain y Manchester City son dos casos recientes de dinero proveniente de Catar, cuyos dueños han sabido invertir. Pasaron a dominar su liga y sólo les falta la Champions, título al que sólo llegaron a la final y no han podido ganar.

Pero a ellos ahora se suma otro contendiente. Y parece que no se andará con vueltas. El Fondo Público de Inversión de Arabia Saudita ha confirmado la compra del Newcastle United, histórico club de Inglaterra, actualmente en la Premier League.

Este grupo es uno de los mayores del planeta con activos por valor de más de 400.000 millones de eurosy controlará el 80% del Newcastle. Otro 10% será para el PCP Capital Partners, un consorcio de inversionistas encabezado por Amanda Staveley, una empresaria con vínculos con Oriente Medio y el 10% restante será para el RB Sports & Media de los hermanos Reuben, empresarios con una de las mayores fortunas del Reino Unido.

De esta forma, la fortuna de los nuevos propietarios del club es igual a multiplicar por catorce la cantidad que acumulan los dueños del Manchester City, que se estima en 27.000 millones de euros. Si el club Citizen ha logrado hacer de todo con ese dinero, nadie se imagina a donde podría llegar el Newcastle.

La compra del club, que atraviesa un duro momento deportivo, ubicándose último en el arranque de esta Premier League, se viene gestando desde hace un año y medio, ya que durante este tiempo fue bloqueada porque la FIFA identificó al Gobierno Saudí como uno de los participantes de la operación. Y ningún Estado puede ser propietario de un club.

Los nuevos propietarios se lo van a tomar con calma. "El Newcastle se merece estar en lo más alto de la Premier. Queremos llegar ahí. Llevará tiempo, pero llegaremos. Queremos invertir en todos los niveles. Conseguir trofeos significa paciencia, inversión, tiempo...", declaró Staveley, la cara visible de los nuevos dueños.