Era el duelo de la fecha en la Premier League. La gran oportunidad para que Chelsea, el campeón vigente de la Champions League, diera un batacazo de visitante y recortara la ventaja que le llevaba Manchester City, el monarca de la liga inglesa, justo al que venció cuando se consagró en Europa.

Pero no, el dominador en Inglaterra parece que continuará siendo el equipo celeste, porque con un gol de Kevin De Bruyne a falta de veinte minutos, venció a Chelsea, sumó su decimosegunda victoria al hilo y les sacó trece puntos de ventaja, aunque el Liverpool podría acercarse, ya que posee dos juegos menos.

El belga, a los veinticinco del segundo tiempo, condujo el balón de la izquierda al centro y desde el ingreso a la medialuna sacó un derechazo combado contra el palo izquierdo de Kepa, el arquero español de Chelsea. La pelota entró por abajo, sin una potencia demasiado elevada: no lo necesitó para que se transformara en un golazo.

El City doblegó así a Chelsea, que le ganó la final de la Champions League pasada 1-0 con tanto del alemán Kai Havertz, y se encamina hacia un nuevo título en la Premier guiado por el español Pep Guardiola. Solo deberá tener cuidado del Liverpool, ya que los "Reds" se encuentran a catorce puntos, pero con dos juegos menos, por lo que a diferencia podría ser de, mínimo, ocho. Una buena distancia, pero no tanta como para sentenciar la Premier.