La jornada de ayer de la Eurocopa fue una locura, dos prórrogas, una tanda de penaltis, 16 goles, remontadas de los cuatro equipos con finales agónicos. Las aficiones de España, Francia, Suiza y Croacia vivieron una montaña rusa de emociones. Y todo el día de ayer no hay persona que lo exprese mejor que un hincha suizo que acudió al National Arena de Bucarest.

Este aficionado se ha hecho viral por pasar de la máxima desesperación al ver que anulaban un gol a su equipo en los minutos finales al éxtasis total con el gol de Gavranovic en minuto 89 que suponía el 3-3. El seguidor helvético aparece con gorro y camiseta de su selección en la primera acción pero en la segunda se volvió loco y las cámaras le captaron primero quitándose la camiseta y después gritando el gol con toda su furia. Pues bien, lo han encontrado.

Su nombre es Luca Loutenbach, fanático de Suiza de 28 años. Lo han entrevistado el diario suizo Blick y ni él mismo es capaz de explicar sus emociones y gestos: "No sé qué me está pasando", dice el joven suizo. Se ríe y agrega: "Creo que todos los que me conocen me han escrito".

😥👉😆

Loutenbach intenta seguir a su selección nacional en todos los partidos. El de ayer era al tercer partido que acudía en esta Eurocopa después de los dos partidos en Bakú contra Gales y Turquía. "Intento todo lo posible para no perderme un partido. Pero logísticamente era casi imposible viajar de Bakú a Roma y volver", casi se disculpa por no poder haber ido a todos los encuentros.

El de ayer fue uno de los días más especiales para él como aficionado helvético tras ganar a la campeona del mundo: "Es el día más hermoso en la historia del fútbol suizo; no debemos tener miedo de estas palabras. Es la culminación del inmenso trabajo de la Federación Suiza, Petkovic y todo el equipo ".

Fue preguntado de si irá a San Petersburgo el viernes a ver el partido contra España: "Por supuesto que me gustaría seguir hasta el estadio, pero hay que fijarse en las medidas del Covid. La variante delta complica las cosas", dice Loutenbach. A todos nos encantaría verle en las gradas del estadio ruso.