Benjamin Mendy, futbolista francés del Manchester City, vive una auténtica pesadilla desde que ingresara en prisión el pasado mes de septiembre, acusado con siete cargos de violación. El galo ha sido trasladado desde la prisión en la que se encontraba en Liverpool a la HMP Prison de Manchester, comúnmente conocida como Strangeways.
Strangeways es una prisión de máxima seguridad y anteriormente albergaba al notorio asesino en serie Harold Shipman y al violador en serie de Manchester Reynhard Sinaga. Mendy y el coacusado Louis Saha Matturie, quien enfrenta seis cargos de violación y uno por agresión sexual, fueron conducidos a Strangeways el 23 de diciembre.

 Según The Sun, tanto Mendy como Saha se sintieron "amenazados" porque “su caso es de tan alto perfil” y “las condiciones de Categoría A podrían estar mejor equipadas” para su seguridad. Una fuente le dijo al periódico:  “No sabrá qué lo ha golpeado viniendo de Altcourse, que es una prisión de gestión privada".
Es una de las cárceles más duras del país. Su otro problema será la cantidad de fanáticos del Man United allí. "Gritarán su nombre durante semanas para que no duerma mucho, especialmente porque está acusado de delitos sexuales.
"Allí también hay muchos fanáticos de los Sky Blues, pero incluso los más ávidos tendrán dificultades para proteger a un presunto delincuente sexual".

El defensa francés ya vivió una situación de riesgo en su primera noche en la prisión de Chester. Mendy entró en shock cuando vio su celda y a sus compañeros por primera vez. Al parecer, debido a un error de entendimiento causado por el idioma, pensaba que iría al ala VIP cuando, en realidad, había sido asignado al ala VP. Esta última tenía por objetivo mantener protegidos a los presos que sean vulnerables a agresiones por parte de sus compañeros.

El futbolista, suspendido de empleo y sueldo del Manchester City,  campeón del mundo con Francia lleva en prisión preventiva al norte de Liverpool desde el 27 de agosto, y desde entonces ha visto a su defensa presentar tres solicitudes de libertad condicional, todas las cuales han sido denegadas. Mendy ahora está acusado de ocho delitos contra cinco mujeres diferentes, incluidos siete cargos de violación relacionados con cuatro mujeres.