El Manchester United estuvo contra las cuerdas ante Atalanta, al irse al descanso perdiendo 0-2 en Old Trafford por la fecha 3 del Grupo F de la UEFA Champions League.

Sin embargo, una gran reanudación, con goles de Marcus Rashford, Harry Maguire, y del portugués Cristiano Ronaldo, le dieron a los hombres de Ole Gunnar Soskjaer un fundamental triunfo por 3-2 para asaltar el liderato en solitario en el grupo F.

Después de tres jornadas, Manchester United lidera el grupo con seis puntos, dos más que Atalanta y Villarreal, y tres más que el Young Boys, con el que los 'Diablos Rojos' perdieron en su estreno, pese a otra diana de Cristiano, quien lleva seis en ocho partidos desde su regreso a Old Trafford.

Sin Raphael Varane, lesionado, el United pagó en la primera mitad la mayor organización del Atalanta, que saltó al campo de Old Trafford con las ideas claras y ganas de sorprender. Creó un gran volumen de oportunidades, pero lo hizo con jugadas individuales, en particular gracias a la fantasía de Bruno Fernandes, mientras que el Atalanta lo hizo con la fuerza del grupo.

El cuadro de Bérgamo rompió la igualdad con una gran jugada, en la que el esloveno Josip Ilicic liberó a Davide Zappacosta con un gran pase al hueco para que el italiano colgara el centro raso que Pasalic aprovechó para superar a De Gea.

El meta español nada pudo hacer ante Pasalic, y tampoco ante el potente cabezazo de Demiral, completamente olvidado por la defensa del United, en un saque de esquina que provocó el 2-0 del Atalanta.

Manchester United estaba contra las cuerdas, pero los hombres de Solskjaer lograron aumentar el nivel y, pese a desperdiciar dos inmejorables oportunidades al borde del descanso, con Rashford y Fred, sellaron una gran remontada en la reanudación, condicionada también por la lesión que obligó al Atalanta a sustituir a su líder defensivo Demiral.

Una magistral asistencia con el exterior de la pierna derecha de Bruno Fernandes abrió el camino para el 1-2 de Rashford, a los siete minutos de la segunda mitad, y el United cambió por completo la inercia del choque.

El escocés Scott McTominay sacudió poco después la madera y el meta argentino Juan Musso realizó tres grandísimas paradas para oponerse a unos disparos de Cristiano Ronaldo y Bruno Fernandes, pero el muro de Bérgamo se derrumbaría en el cuarto de hora final.

Maguire, al rematar un centro colgado por Bruno Fernandes, firmó el 2-2 en el minuto 75 y Cristiano Ronaldo, en el 81, anotó un golazo de cabeza para el definitivo 3-1 tras un buen centro de Luke Shaw.