A pesar de los rumores que indican que Cristiano Ronaldo quiere dejar la Juventus en busca de nuevos retos y un equipo más competitivo, la situación generó polémica y sorpresa. En el primer partido de la temporada para los de Turín, el delantero portugués fue al banco de suplentes por decisión del entrenador Massimiliano Allegri.

De todas formas, el elenco bianconeri no extraño a Cristiano en el inicio y rápidamente se puso dos goles arriba ante Udinese, con tantos del argentino Paulo Dybala y del colombiano Juan Cuadrado que calmaban los ánimos de una prensa que ya se relamía con las noticias de que involucraban a CR7 si el equipo no ganaba.

Y efectivamente eso pasó, ya que el local igualó las acciones. Primero con un penal que el argentino Roberto Pereyra cambió por gol y, ya con el portugués en cancha en reemplazo de Alvaro Morata, el español Gerard Deulofeu puso el empate a diez minutos del final.

No iba a ser lo último, ya que el mismo Cristiano casi se viste de héroe, tras conectar con la cabeza un centro de Chiesa y convertir el 3-2 al minuto 94 del partido. Pero la alegría duró poco ya que el ex Real Madrid estaba adelantado y, a instancias del VAR, el juez anuló la conquista del portugués.

Tras el encuentro, las autoridades de la Juventus tuvieron que salir a explicar la situación de la suplencia de Ronaldo. Tal fue así, que el mismo vicepresidente, el checo Pavel Nedved, puso paños fríos:  "Lo hemos decidido junto con Ronaldo. Es normal. Se quedará al 100%".

Lo mismo expresó el entrenador Allegri que, tras analizar el encuentro, fue consultado por el delantero: "Cristiano me ha dicho que se queda. No tuvo voluntad de dejar la Juventus en ningún momento. Que iniciara desde el banco estuvo consensuado con él desde el primer momento".