El peso de la historia se impuso hoy en el Estadio do Dragao y la mística de Eusebio, de Figo y de Cristiano Ronaldo pudieron más que el ímpetu de un buen equipo turco.

El campeón de Europa en 2016 pudo más que la garra de una selección que sigue prendida al recuerdo del Mundial en 2002 cuando fueron terceros.

El juego

El partido fue tenso desde el comienzo, tal como se podía predecir pues a pesar de que llegaban con etiquetas de perdedor, los turcos llevaban tres partidos sin perder y con la llegada del alemán, Stefan Kuntz al banquillo comenzaron a desarrollar un juego mucho más fluido.

Desde el comienzo hubo presión, Cengis Under hacía de las suyas robándole pelotas a los lusos y generando a ratos buena circulación de balón que generó en importantes chances fallados por el letal Burak Yilmaz.

Los portugueses ripostaban y tanto Bruno Fernández como Diogo Jota también crearon opciones.

En abrir y cerrar de ojos, el medio campista, Otavio, estaba enviando el balón al fondo de las redes tras recoger un rechazo y Portugal abría el marcador.

Desde entonces el juego se abrió y siguió un curso de ritmo alto con idas y venidas por ambos elencos hasta el gol de Diogo Jota en el minuto 42 para decretar el 2-0.

Pura garra

Igual los turcos no se amilanaron y siguieron buscando con Yilmaz hasta finalizar el primer tiempo.

Ya con la segunda parte andando, las cosas no cambiarían y si los portugueses tuvieron más opciones con el mismo Cristiano Ronaldo, la presión de Under y Yilmaz dio resultado y llegó el primer gol, obra de Burak, tras un buen centro de Cengis Under.

En ese entonces, Fernando Santos cerró algo las líneas y a pesar de que Cristiano tuvo par de llegadas muy buenas, contra el larguero incluso, el batallador Yilmaz tuvo en sus manos el empate, luego de cantarse un penal.

Como por una premonición divina, el delantero del Lille francés falló el disparo y el golpe psicológico eliminó las opciones turcas en ese mismo instante... Ya todo era cuestión de tiempo.

En el descuento, Matheus Nunes sentenció el choque con el tercer tanto portugués y con el silbatazo llegó la tranquilidad...Cristiano daba el primer paso con la selección, la primera frontera ya estaba cruzada.

Como quiera el trabajo no esta terminado y para ello, Portugal debe enfrentar el martes a la rocosa y difícil Macedonia del Norte, que hoy hizo historia y eliminó a Italia.