Fue uno de los momentos más estremecedores que se recuerden en el mundo del fútbol. Las imágenes aún generar escalofríos. Pero finalmente, hubo final feliz y el círculo puede cerrarse. Christian Eriksen volvió a ser convocado a la Selección de Fútbol de Dinamarca luego de haber sufrido un paro cardíaco en pleno juego que casi le cuesta la vida.

En el debut ante Finlandia por la Eurocopa que se disputó el año pasado, el entonces jugador del Inter de Milán se desplomó en pleno campo e inmediatamente se temió lo peor. Los jugadores propios y ajenos lo rodearon y en el estado se vivieron momentos de angustia e incertidumbre. Finalmente, se confirmó que Eriksen estaba estable y pudo recuperarse en el hospital.

Lo que siguió fueron meses de recuperación con las dudas acerca de si volvería a jugar. Y lo hizo, pero no en Italia. Las normas de la Serie A prohíben a los clubes a tener en sus filas a jugadores con la condición de Eriksen (al que se le instaló un desfibrilador implantable) ya que en territorio italiano no puede jugar bajo esa condición médica. Por lo que el jugador rescindió su contrato y fichó en enero por el Brentford de la Premier League inglesa.

Así, el seleccionador del equipo danés Kasper Hjulmand incluyó al centrocampista Eriksen en la lista de 23 jugadores que se enfrentarán a Países Bajos y Serbia en amistosos internacionales a finales de este mes. El conjunto nórdico ya está clasificado a Catar, luego de que ganara su grupo conformado por Escocia (repechaje), Israel, Austria, Islas Feroe y Moldavia (eliminados)

"Está en forma. Le he seguido de cerca. Estuve hace poco en Londres para ver y evaluar. Lo he visto en un entrenamiento, en un partido y físicamente está bien. Siempre hay cosas que pueden mejorarse, es normal, pero juega a un nivel muy alto", fueron las declaraciones de Hjulmand al ser consultado por el rendimiento del jugador.