La definición por tiros desde el punto del penal es uno de los momentos más dramáticos del fútbol. Pero, en una época de revisión del reglamento y modificación de reglas, ésta forma de desempatar, una de las más utilizadas desde hace décadas, empieza a ocasionar polémica por su formato. Tanto la Eurocopa como la Copa América tuvieron partidos muy emocionantes y parejos que se tuvieron que definir mediante definición por penales. Y hay un dato curioso: entre las dos competiciones, hubo siete definiciones. Y en cinco de ellas, ganó el que pateó primero. Y en la Euro, en cuatro, todas las gano el que inició.

Suiza venciendo a Francia, España venciendo a Suiza, Italia venciendo a España y, los mismos italianos ganándole la final a Inglaterra. En esas cuatro definiciones, ganó el que pateó primero. La estadística tuvo su contracara en la Copa América. Tanto Argentina como Perú, le ganaron a Colombia y Paraguay respectivamente, lanzando en segundo lugar. Colombia, en la ronda anterior había vencido a Uruguay pateando primero. Y si nos remontamos hace un par de meses, el Villarreal le ganó al Manchester United la final de la Europa League una eterna tanda de penales, en la cual arrancó pateando primero

El debate por la definición por penales data de hace años. Están los puristas que dicen que todo penal bien pateado es gol, independientemente del orden, y que la presión es para ambos igual. Y están los analistas que afirman que hay una presión extra en el que tiene que patear en segundo lugar y es más propenso a fallarlo. Según un estudio de Ignacio Palacios-Huerta, llamado "El Penalti de Nash", en el que analiza más de 11.000 tandas de penales, determinó que en el 60% de los casos, gana el que tira primero. Por lo tanto, si el sorteo te beneficia, hay que elegir patear en primer lugar.

La FIFA no ha hecho oídos sordos a estos análisis y decidió probar otros formatos. El elegido fue el que se usa en el tie break de un set en el tenis. En vez del clásico AB-AB-AB-AB-AB, se utiliza el A-BB-AA-BB-AA-B, en el cual ambos equipos se reparten iniciar cada serie de penales. El formato se utilizó como prueba en la Community Shield inglesa de 2017 y el Chelsea, que arrancó segundo al patear, venció al Arsenal. También lo hizo en el Mundial Sub-20 de ese año, en el que también ganaron sus series los que patearon en segundo lugar.

Aún así, la FIFA no decidió implementar definitivamente este formato luego de las pruebas.