Con tantos de De Paul, Lautaro Martínez y la Messi, de tiro libre, derrotó a Ecuador, que lo complicó en un buen tramo del partido; el martes jugará frente a Colombia

El resultado es exagerado en relación al desarrollo. Porque durante un buen tramo del encuentro el equipo albiceleste no la pasó bien. Frente a un rival que lo complicó mucho y que estuvo a tiro del 1 a 1, que merodeó durante varios minutos por el estadio Olímpico de Goiania. Pero los ingresos de Guido Rodríguez y de Ángel Di María fueron claves para sentenciar el resultado cerca del final.

VIDEO RESUMEN

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=AjhlUT-IiMY&ab_channel=CopaAm%C3%A9rica[/embed]

El primer tanto llegó a los 39 minutos de la primera etapa. Nico Gonzalez perdió en el mano a mano con Galíndez. El rebote le quedó a Lionel Messi, que podía patear al arco vacío, pero asistió casi sin mirar a De Paul en el medio del área solo. El remate del exRacing infló la red Tricolor y llevó alivio al banco albiceleste.

El partido comenzó con un claro dominio de la Argentina, que en el sorteo eligió sacar y lo aprovechó para mantener la posesión durante el primer minuto, en el que generó el primer corner.

A los dos minutos, un remate cruzado de Lautaro Martínez hizo esforzar al arquero Galíndez. Aunque al exRacing le cobraron falta en ataque.

La presión inicial albiceleste fue muy intensa. Con el objetivo claro de abrir el marcador lo antes posible. Y Ecuador se defendió bien. Estuvo atento en cada acción.

El conjunto tricolor logró pisar el área rival a los 6. Y allí tuvo su primer corner.

El equipo dirigido por Gustavo Alfaro encontró una herramienta que le permitió alejarse de su arquero: con pelotazos largos pudo equilibrar las acciones y que la pelota se dispute cerca del mediocampo y no en su área.

En los primeros 10 minutos quedó en evidencia el muy mal estado del campo de juego provocó varios resbalones y activó las alarmas de ambos en su última línea.

A los 14 estuvo la primera chance clara de gol para la Argentina. Un pase largo de Otamendi para Lautaro Martínez terminó con un toque sutil del delantero de Inter para eludir a Galíndez. Parecía gol. Pero Arboleda logró evitarlo, de cabeza.

Luego de una acción en la que los futbolistas albiceleste pidieron un penal que no existió, en el corner posterior lo tuvo Pezzella, que remató apenas junto al poste derecho.

A los 22 minutos se dio una jugada increíble. Gruezo jugó hacia atrás con la intención de pasarle la pelota a su arquero desde la mitad de la cancha, sin notar que Lionel Messi estaba solo, regresando de una jugada anterior. Era gol. Justo la Pulga tuvo esa oportunidad ideal. Justo el crack rosarino. Lo pensó, la acomodó, la tocó con su zurda ante la salida de Galíndez... y la pelota dio en el poste izquierdo.

El partido ganó en intensidad. Porque Ecuador siguió prendido en el golpe por golpe. Y a los 24, luego de un desborde de Mena, Jhegson Mendez la conectó de primera desde la medialuna del área y Dibu Martínez voló para desviarla.

El árbitro brasileño Wilton Sampaio comenzó a ser mirado de reojo por el equipo argentino. Porque en la jugada previa al remante de Méndez hubo una fuerte infracción sobre Nahuel Molina en el medio del campo de juego. Y el juez dejó seguir. Y unos minutos más tarde, cuando la acción fue en favor de la Argentina, sí cortó la acción ante una falta sobre Lo Celso, cuando la continuidad de la jugada lo hubiera dejado a Lautaro Martínez solo contra el arquero Galíndez.

Aquella presión inicial argentina fue cediendo. Ecuador fue saliendo de ese contexto. Y tuvo el gol a los 37. Porque Mena la abrió a la izquierda, Estupiñán envió el centro, y luego Valencia (apenas la rozó con su cabeza) y Franco (no llegó por el segundo palo) malograron el 1 a 0. Dos minutos después llegó el tanto argentino.

El arbitraje de Sampaio ingresó en un terreno pantanoso. Sus errores perjudicaron a ambos equipos y le quitaron ritmo al partido, porque provocaron más quejas de las aconsejables.

El 2 a 0 estuvo ahí nomás. A los 44, un centro perfecto de Messi le quedó a Nico González, que cabeceó a quemarropa. Galíndez no solo evitó ahí la caída de su valla, sino que también le ahogó el grito en el rebote. Su reacción fue notable.

El inicio del complemento volvió a mostrar a la Argentina intentando presionar a Ecuador cerca de su área. Con los ingresos de Michael Estrada y Gonzalo Plata, Alfaro buscó darle profundidad a los ataques del Tricolor.

Un buen ataque iniciado por Lo Celso a los 4 minutos, y continuado por Messi, terminó con un remate muy desviado de Nico González, cuando la jugada contenía una dosis grande de peligro.

En esos primeros 10 minutos Ecuador fue un claro dominador de las acciones. Y la Argentina repitió errores de partidos anteriores: se replegó, cedió la iniciativa y se fue metiendo más cerca de Dibu Martínez. Y dejó a Messi y Lautaro sueltos en el mediocampo, para iniciar alguna contra.

El partido ingresó en un terreno complicado. Porque el Tricolor se sintió cada vez más cómodo y más suelto en ataque. A los 12, Valencia ingresó por izquierda y su remate fuerte al primer palo fue desviado por su arquero.

De a poco, Ecuador fue poniendo a la Argentina contra las cuerdas. Primero un corner, después otro. Luego un centro envenenado de Plata que Nico González peinó hacia atrás y se fue apenas afuera. Todos llamados de atención de que algo tenía que modificar el conjunto albiceleste para sellar el resultado.

Y luego llegó un tiro libre de Valencia que fue desviado al corner. Y una buena acción de Mena que también terminó en tiro de esquina. El propio Valencia cabeceó apenas desviado.

Después de un tiempo largo sin dominar las acciones, Messi tuvo el segundo a los 28. Una buena jugada argentina terminó con su remate desde afuera del área, apenas desviado sobre la derecha de Galíndez. En la jugada siguiente, De Paul fabricó un tiro libre muy peligroso, apenas unos metros detrás de la medialuna del área. Pero el remate de la Pulga dio en la barrera.

Ya no tan protagonista, Ecuador siguió buscando la igualdad. A los 35, un gran desborde de Plata por derecha terminó con su fuerte remate con poco ángulo, bien desviado por Emiliano Martínez.

El buen ingreso de Di María tuvo premio. Porque Fideo presionó bien ante la salida de Hincapié, cedió a Messi y Leo le dijo a Lautaro “tomá y hacelo”. El 2 a 0 a los 39 tuvieron la sensación de sentenciar el resultado.

Sobre el final del tiempo reglamentario, Hincapié fue expulsado en una jugada donde derribó a Di María en la puerta del área. Sampaio primero cobró penal, pero luego el VAR le corrigió al juez la decisión.

El tiro libre, inmejorable para la zurda de Messi, terminó en el fondo de la red. El remate cruzado fue imposible para Galíndez.

El final llegó con el alivio lógico. La Argentina sabe que se sacó de encima a un rival muy incómodo. Que lo volvió a complicar, como en el partido por las Eliminatorias en la Bombonera. Aunque esta vez pudo superarlo con un resultado más holgado.