La ceremonia de entrega del Balón de Oro tuvo ganadores de todo tipo, pero un club en particular fue el principal ganador de la noche: el FC Barcelona. El club catalán se hizo con los premios de Pedri (como mejor jugador jóven), Lionel Messi (actual jugador del PSG, pero habiendo jugado para Barcelona durante el período de votación) y el de Alexia Putellas, distinguida como la mejor jugadora del mundo femenina.

Hincha del club del que juega desde pequeña, Alexia es todo un ícono para el equipo femenino del club español. Tal es así, que sumado a su habilidad con el balón y su capitanía que ostenta desde hace años, en enero de este año se convirtió en la primera mujer en convertir en un partido oficial en el Camp Nou, luego de que por años, el equipo de mujeres jugara en canchas auxiliares.

En 2010-2011, inicia su carrera profesional en el Espanyol, con el que pierde la final de liga contra el Rayo Vallecano y la de Copa de la Reina con el Barcelona. Traspasada al Levante la temporada siguiente, no gana ningún título, justo el mismo año en que su antiguo equipo obtiene la Copa Nacional.

Alexia es un ícono en el Barcelona, donde es la estrella y la capitana

En julio de 2012, dos meses después de haber perdido a su padre, Alexia ficha por el club de su corazón, el Barça, conquistado por su "zurda". Desde su primera temporada, desempeñará un papel central: el Barça gana el campeonato y la Copa de la Reina, en la que será elegida mejor jugadora de la final.

A sus 27 años, tiene ya un surtido palmarés: cinco ligas españolas, cinco Copas de la Reina, una Supercopa de España y una Liga de Campeones. Junto a los premios colectivos, en 2021 empezaron a llegar los individuales. Alexia fue elegida por la UEFA mejor centrocampista y mejor jugadora del año, y mejor centrocampista de la Champions 2020-2021, ganada por el Barça en Göteborg (Suecia), donde la catalana marcó el segundo gol de la final contra el Chelsea (4-0).

Este Balón de Oro llega en lo alto de su carrera, pero representa sobre todo un punto de inflexión para todo un país, donde miles niñas tendrán ahora una figura femenina con la que identificarse. Además, el premio se da en un momento donde la profesionalización del fútbol femenino en España no termina de cerrarse, en medio de una disputa entre las jugadores, la Federación Española de Fútbol y LaLiga.