Que Netflix revolucionó el concepto de contenido multimedia, no es una novedad. A su catálogo de películas, series y documentales, se le sumaron producciones propias que alcanzaron un nivel tan grande de inversión que lo posicionó como uno de los pesos pesados de distribución.

Y la estrategia de Netflix no es quedarse ahí, sino que desde hace tiempo tiene una cuenta pendiente: los deportes en vivo. La plataforma quiere agregar a su catálogo de servicios, la transmisión de eventos de forma inmediata para todos sus suscriptores e intentó meterse en el mundo del motor con la Fórmula 1.

La elección no es al azar, ya que Netflix lleva publicadas tres temporadas de la serie "Drive To Survive", que registra en forma de documental el Campeonato Mundial de Pilotos con acceso exclusivo a todo el detrás de escena de la categoría.

La serie, que ya tiene confirmada una cuarta temporada, fue uno de los factores que hicieron que los ratings de audiencia de las carreras aumentaran aproximadamente un 40% desde su lanzamiento, lo que hizo que Netflix quisiera ir más allá.

De esta forma, Reed Hastings, CEO de la compañia, declaró que intentarán quedarse con los derechos de transmisión de la competencia para 2022, una temporada clave para la Fórmula 1, con los cambios en el reglamento que se viene.

"Hace unos años se vendieron los derechos de la Fórmula 1. En ese momento no estábamos entre los postores. Hoy lo pensaríamos", expresó el directivo, con la idea de que este sea el primer paso de la plataforma en el rubro.

De todas formas, hay un problema. Lo único que frena a Netflix de dar el paso tiene que ver con la exclusividad del producto. Es que el único requisito que pondría la plataforma es ser ser el único dueño de los derechos, algo que actualmente no pasa. Los derechos, hoy en día, se reparten entre ESPN, Sky Sports y Canal+, que son los encargados de transmitir tanto en América, como en Europa, a los que también se sumaría Amazon.