En su último informe de resultados financieros, que cubre el último trimestre de 2021, Netflix (que ha informado de un crecimiento de 8'28 millones de suscriptores, levemente menor de lo que se preveía, lo que ha llevado a una caída del 20% en el precio de sus acciones) ha apostado abiertamente por los videojuegos. La reciente compra de Activision por parte de Microsoft ha vuelto los ojos al indiscutible gigante actual del streaming, y hacia sus declarados planes de abrirse paso en la industria del videojuego.

"Sin duda, vamos a adentrarnos en los videojuegos, y no sólo por estar ahí o para lanzar comunicados de prensa, sino complaciendo a nuestros clientes ofreciéndoles lo mejor del sector", ha afirmado Reed Hastings, co-fundador de Netflix en la charla con los accionistas. En el transcurso de la misma no ha llegado a dar datos específicos sobre el tema, pero sí ha desvelado algunas claves de su estrategia.

A propósito de la estrategia de Microsoft de comprar propiedades ajenas para crecer, ha afirmado que "estamos abiertos a licenciar grandes IPs del videojuego muy reconocibles, y creo que se verá algo de ello a lo largo del año que viene". Sin embargo, su foco está en las propias IPs de Netflix, con 'Stranger Things' como clara abanderada: "la prueba de que se puede construir una franquicia de cero en vez de recurrir a otra que lleva en marcha cincuenta años", ha afirmado Ted Sarandos, director de contenidos de la plataforma.

Desde el lanzamiento de la aclamada serie, se han desarrollado varios videojuegos oficiales de la producción televisiva, cada uno correspondiente a una de las tres temporadas emitidas hasta el momento. Pero la novedad surgió en la última entrega, que se puede descargar desde la Play Store para Android o la App Store para Iphone, e incluso jugar en PC.

Y es que para poder jugar el juego oficial de la Temporada 3 de Stranger Things, Netflix puso como condición, loguearse con una cuenta válida de la plataforma. Este fue el primer indicio de que el famoso catálogo de streaming se meterá de lleno en los videojuegos, desarrollando propios para su universo.

Aunque desde Netflix no han hecho una referencia expresa a Microsoft, sí que entre líneas se reconoce el potencial de un servicio de suscripción centrado en los videojuegos como lo es Game Pass. Afirma Peters que el movimiento en el sector de los videojuegos "es un respaldo a la tesis que tenemos sobre la suscripción como un modelo para conectar a los consumidores de todo el mundo con las experiencias de juego".