Las trampas en los juegos de Call of Duty siempre han sido un problema, pero en los últimos años se convirtieron han sido uno muy grave. Por la cantidad de jugadores realizando actos deshonrosos en las partidas, muchos jugadores son muy cautos al punto de siempre dudar al momento de encontrar un jugador con alto nivel. Esto causa una constante cantidad exorbitante de acusaciones, tanto verdaderas como falsas, contra streamers y jugadores profesionales.

Como el reciente caso de un jugador que fue descubierto usando un programa para hacer trampa y con esto el prestigio de su universidad. Los sucesos se dieron durante un torneo de 2vs2 dentro de Call of Duty: Vanguard. El dúo de iLuhvly y Sasuke comenzaron a tener sospechas de su oponente y lo acusaron de que estaba utilizando hacks en su partida. Cosa que el rival negó.

Ante las repetidas acusaciones su rival Kenji decidió mostrar la cámara de su pantalla. Esto confirmó que estaba utilizando "wallhacks". Estos le permitían ver a sus oponentes a través de las paredes.

El jugador fue baneado de la plataforma donde se llevó a cabo el torneo, Checkmate Gaming. En ella había ganado $4000 dólares por jugar Call of Duty desde 2020. Sin embargo, sus tretas lo llevaron a que no pueda entrar de por vida. Sin mencionar que ya borró su canal de Twitch después del altercado.

Por si esto fuera poco, él y su universidad fueron baneados de la College CoD League. Una liga donde distintas universidades compiten en torneos de Call of Duty. Tanto él como los miembros de su equipo tienen prohibido participar en cualquier contienda dentro de ésta en el futuro.