Los Yankees de Nueva York sin lugar a dudas lo están haciendo muy bien en este 2022. Nunca antes el apodo de los Bombarderos del Bronx le habría caído con tal exactitud en los últimos años.

Los neoyorquinos han logrado una hazaña que pocos han hecho en la era moderna de la pelota.

Estos están en el liderato de varios registros ofensivos que hace unos años atrás era poco probable debido a la poca fiabilidad en salud que tenían sus bateadores.

Luego de la victoria de este jueves 23 de junio sobre los Astros de Houston, los Mulos de Manhattan lograron ponerse como líderes en varios departamentos ofensivos de Las Mayores en la que destacan los jonrones, carreras anotadas, impulsadas y el OPS.

Primer equipo en la temporada en pasar las 50 victorias. Líderes en la estadística de la MLB en: Jonrones (117), carreras anotadas (360), impulsadas (340) y OPS (768)

Pese a no estar en en la punta del AVG y el OBP, los del este de los Estados Unidos no tienen mayor problema para estar en la cima de todo el béisbol con un récord de 52-18.

Estos le están sacando más de 5 juegos a los Mets de Nueva York en la división del Este pero de la Liga Nacional para poner un poco en contexto.

A pesar de los lideratos anteriormente mencionados estos no van a la cabeza en más hits conectados ni de average conquistado, algo que quizá en el béisbol de hace unos 10 años dónde la sabermetría o los estudios avanzados en los números no era tan importante.

Actualmente los Yankees son líderes en jonrones con 117, carreras anotadas con 360, empujadas 340 y un OPS de .768 siendo esto una barbaridad que se pueda conjugar.

¿El pitcheo qué hace?

El cuerpo de lanzadores de los Yankees no se quedan atrás de lo que están haciendo los garroteros. Los tiramillas, han logrado mantenerse como líderes en efectividad (2.94), salvamentos, (25), ponches (635), y salidas de calidad con (29) lo que ocasiona que más de la mitad de los juegos de Nueva York sus lanzadores sacan primores.

El tema del salvamento es un tanto peculiar, son los mejores del circuito y su máximo exponente está en la lista de enfermos (Aroldis Chapman).

El trabajo que está realizando el coach de serpentineros Matt Blake junto a sus ayudantes Desi Druschel y Mike Harkey hacen que el engranaje de las salas de máquinas de la producción ofensiva comandada por Dillon Lawson (entrenador de bateadores) y sus colaboradores Casey Dykes y Hensley Meulens (asistentes al coach de bateo) sea estupenda.

Los Yankees ha compaginado un excelente trabajo en los dos fuertes de ataque para lograr una novena realmente competidora de cara a lo que se atraviese.

Estos no han perdido las esperanzas de conquistar un gallardete que se les ha hecho esquivo desde el 2009 cuando vencieron a los Filis de Filadelfia en la Serie Mundial.

Una de las cosas positivas que tienen los 27 veces campeones del mejor béisbol del mundo es que han logrado engranar un club sin tantas estrellas salvo una que otra que sí están entre los mejores pagados del circo. Esta filosofía de "mesura" al menos mediática, no es muy común dentro de los Yankees de Nueva York.

La pregunta que se han miles de fanáticos de esta institución en todo el mundo es que sí esto alcanzará para llegar a la Serie Mundial 28.