Los Yankees necesitan aferrarse a todo, a la suerte, a algún milagro, a la mística que les ha permitido mantener vivo el orgullo de ser el elenco más ganador en la historia del béisbol, a pesar de llevar trece años sin tener un título, desde aquel memorable Clásico de Otoño en 2009, cuando sometieron a los increíbles Phillies de Philadelphia.

Los Yankees necesitan de todo y de todos,Aaron Boone lo sabe, puede ser el final para él de no llegar al menos a la Serie Mundial y Brian Cashman, tras bambalinas se encuentra en una situación similar, mirando como en un frenético sprint, los Azulejos de Toronto se han situado apenas a 4,5 juegos de la primera posición en la división este de la Liga Americana.

Una buena noticia

En este contexto, el equipo dio a conocer hace unos minutos que activaban desde la lista de lesionados al primera base Anthony Rizzo, quien debió partir hacia la enfermería dos semanas atrás luego de hacer reacción a un medicamento administrado para tratar sus problemas de espaldas.

Con DJ LeMahieu fuera del roster y la intermitencia de Marwin González, supliendo como inicialista, el regreso de Rizzo, visiblemente recuperado, tal como alega Jon Heyman del New York Post; el regreso de Rizzo es una excelente noticia para los Mulos y su exigente fanaticada.

La expectativa

La información precisa que el movimiento correspondiente, los Bombarderos enviaban de regreso a la filial triple A de la organización al jardinero Estevan Florial.

Si bien después del Juego de Estrellas, el bate de Rizzo se enfrió hasta descender a un pobre 212 de average, los guarismos generales del campeón de la Serie Mundial en 2016, no son guarimos malos, lo contario, Anthony Rizzo ha sido uno de los baluartes ofensivo del elenco del Bronx durante toda la campaña.

Como si de una profecía se tratara, al momento de escribir este texto, Rizzo marcaba su regreso por todo lo alto, con un soberano batazo que se llevó las cercas para anotarse su cuadrangular número 31 de la temporada; durante el duelo dominical de los Mulos frente a los Cerveceros de Milwaukee.

En este 2022, el veterano jugador, muestra una línea ofensiva de 228 de average con 31 jonrones y 72 carreras impulsadas, además de un OPS de 832.