Los Yankees de Nueva York decidieron hablar sobre los rumores que corrieron en la temporada baja de la MLB sobre las exorbitantes ofertas que salieron supuestamente del Bronx por los peloteros Freddie Freeman y Carlos Correa.

Ambos jugadores se encontraban en agencia libre y fueron grandes figuras para los Bravos de Atlanta y Astros de Houston respectivamente en los campeonatos y buenas actuaciones obtenidas de los últimos años.

Brian Cashman, gerente general de los Yankees, reveló que desde sus oficinas nunca salieron ofertas a estos jugadores tan codiciados por muchos equipos de las Grandes Ligas. "Nunca hicimos una oferta oficial, ya fuera Correa o Freeman, pero ciertamente estábamos al tanto y en contacto con la representación con lo que estaban buscando", dijo.

No negó que si estaban a la caza de un primera base y un campocorto, pero Freeman y Correa no eran opciones. Al final, los elegidos fueron Isiah Kiner-Falefa y se renovó a Anthony Rizzo para cubrir estas posiciones.

Cashman confiesa que en el caso del puertorriqueño si hubo intensión de llegar a un acuerdo a corto plazo, pero que de igual manera el precio era muy alto para el equipo. “Recibía llamadas telefónicas de Scott Boras, no muchas, pero Scott se acercó no solo a mí, sino a todos los clubes que pensó que podrían ser una posibilidad. Simplemente, no encajaba”, señala.

Se rumoreó que los muslos del Bronx tenían preparada una oferta de 300 millones de dólares por un lapso de 8 a 10 años.

Correa acabó firmando con los Mellizos de Minnesota con un contrato de tres años y $105.3 millones.

En el caso de Freddie, se corrió la voz de que los Yankees necesitaban un primera base y un zurdo al bate de renombre, condiciones que cumplía el ex-Bravos. Sin embargo, nunca se mencionó cifra de la supuesta oferta que se realizó por el jugador.

El estadounidense terminó en los Dodgers de los Ángeles con un contrato de $162 millones por seis años.