Los Yankees de Nueva York son una de las franquicias deportivas más exitosas de la historia. Desde la década de 1920, han sido el pilar de las Grandes Ligas de Béisbol. Sus mejores jugadores se convirtieron en íconos culturales: Babe Ruth, Lou Gehrig, Joe Dimaggio, Mickey Mantle, Whitey Ford, Roger Maris, Reggie Jackson y Derek Jeter. Los propietarios, ejecutivos y gerentes también fueron incluidos en el Salón de la Fama. Los 27 campeonatos de Serie Mundial del equipo son más del doble que cualquier otra organización. Pero como toda gran institución, hay años bajos. La temporada de 1966 fue una de ellas.  Fue una temporada que muchos querían olvidar, pero sentó las bases para un eventual renacimiento de su forma de ganar.

Entre 1947 y 1964, los Yankees aparecieron en 15 Series Mundiales, ganando 11. Las expectativas aumentaban cada año. La presión sobre los jugadores y la gerencia se volvió abrumadora. En los albores de los años 60, no había señales de que su éxito disminuyera. La complacencia se instaló con Mantle, Maris y Ford en la lista. El sistema agrícola quedó en segundo plano, un descuido por el que pagarían un alto precio. Detrás de escena, también había una fea aversión a fichar jugadores afroamericanos. Solo un jugador negro, Elston Howard, estuvo en el roster hasta 1961.

 

Yogi Berra al volante en Nueva York

Después de su derrota ante los Dodgers en la Serie '63, el mánager Ralph Houk fue ascendido a gerente general para dejar espacio al recién retirado Yogi Berra. Berra se las arregló para llevar al roster cojo a la Serie Mundial una vez más, solo para perder en siete juegos. En un movimiento sorpresa, fue despedido el 17 de octubre. El resentimiento de Houk y su mal manejo del cuerpo de lanzadores fueron supuestamente las razones. Aunque lo negaron más tarde, muchos de sus excompañeros de equipo se quejaron en voz baja a los reporteros extraoficialmente sobre la inexperiencia de Yogi.

 

Johnny Keane, incompatibilidad total

Su reemplazo, el mánager de los Cardenales, Johnny Keane, fue aún más sorpresivo. Keane había escuchado que los Cardenales pensaron en despedirlo a principios de temporada y sintió que su trabajo aún estaba en peligro. Después deganar más de 300 juegos con los Cardenales, renunció y los Yankees se abalanzaron. Más tarde surgieron informes de que los Yankees habían estado hablando con Johnny durante la temporada, enviando personal de bajo nivel para contactarlo. La manipulación quedó impune.

Fue un movimiento ridículo por ambas partes. Keane estaba bien en San Luis, y quizás fue una paranoia de su parte. Yogi no recibió oportunidad que se había ganado en los Yankees. Los jugadores no estaban contentos. Yogi era amado por los fanáticos y al menos respetado por los jugadores. Keane era un católico devoto, que había estudiado para el sacerdocio y ese deseo de orden lo llevó a un rígido estilo de gestión. Ingresó al sistema de ligas menores de los Cardenales. Aunque solo tenía 55 años, lucía mucho mayor.

Keane también quería cambiar la forma en que los Yankees jugaban tradicionalmente, transformándolos de un equipo que depende del jonrón y el lanzamiento fuerte, a una unidad que usa la pelota pequeña. Los Cardenales habían vencido a los Yankees sorpresivamente con toques y robos. Sin embargo, Keane ahora dirigía un gran club de bateo. El club fue construido para el estadio. Durante los entrenamientos de primavera de 1965, Keane siguió usando el término "ejecutar la jugada". Los chicos estaban desconcertados. Como dijo el lanzador derecho Hal Reniff, "incluso los lanzadores no tocan en este equipo".

Al nuevo patrón no le ayudó el tener un mal comienzo. 1965 fue una decepción por decir lo menos. Terminando en sexto lugar, 25 juegos detrás de los Mellizos. Fue la primera vez en 40 años que no terminaron por encima de .500.

Cuando llegó el Spring Training 1966, había esperanza de que el equipo pudiera recuperarse. La lista todavía estaba llena de veteranos de la Serie pasada: además de Mantle y Ford, estaban Elston Howard, Clete Boyer, Bobby Richardson, Joe Pepitone y Tom Tresh. Lanzadores jóvenes como Mel Stottleyre, Jim Bouton y Al Downing anclaron el personal. El novato ambidiestro Roy White parecía prometedor, al igual que los jugadores de segundo año Horace Clarke y Bobby Murcer. El zurdo Fritz Peterson fue llamado de AA para los entrenamientos de primavera e hizo el equipo.

Debajo de esta fachada, se gestaron problemas. La mayoría de los veteranos estaban en su último tramo. Mickey ya apenas podía jugar 100 juegos por temporada. Ford eventualmente sería enviado al bullpen con problemas en el brazo. Maris se había lastimado tanto la mano derecha en 1965 que había preocupaciones de que no recuperaría la función completa. Richardson estaba al borde de la jubilación. Las lesiones ya habían forzado el retiro del veterano campocorto Tony Kubek. La mitad de la lista pronto sería víctima del tipo de dolores persistentes que afectan a un equipo que envejece. Sus negligentes médicos del equipo tampoco ayudaron.

El canoso Keane todavía no se comprendía. Despreciado por los fanáticos y criticado por los medios, Keane fue aún menos querido por el  equipo. Fue duro con los veteranos, montándolos como novatos. Una cosa que no le gustó fue el estilo de vida "Nueva York" de algunos jugadores. Mantle todavía era conocido por sus juergas nocturnas y el joven Pepitone lo estaba emulando. Houk y Berra sabían cómo manejar ese tipo de tipos. Eran grandes ligas retirados y vieron el panorama general. Pero Keane no tenía ni idea. Su devoción por el juego era total; cualquier signo de distracción eran pecados. Mantle fue tan miserable durante 1965 que amenazó con renunciar después de la temporada.

 

Una temporada en lo que todo salía mal

Mantle era el Yankee mejor pagado y seguía siendo uno de los jugadores mejor pagados del béisbol. Willie Mays ganó un poco más con $105,000 mientras que Hank Aaron  ganaba $70,000. El salario promedio en 1966 era de solo $19,000 con el mínimo de $6,000. Los novatos de los Yankees y otros jugadores más jóvenes ganaron mucho dinero para la era, pero tuvieron problemas para entrar en la alineación. Incluso cojeando, tipos como Mantle y Maris recibieron el beneficio de la duda.

Desde el primer día la temporada fue un desastre. El 12 de abril, se abrieron contra los Tigres de Detroit. Después de las ceremonias tradicionales del Día Inaugural, Whitey Ford subió al montículo. Frente a 40,000 personas en el Yankee Stadium, estuvo 8 2/3 entradas, permitiendo 2 carreras y seis hits solo para perder 2-1. Ocho Yankees en la alineación tenían anillos de Serie Mundial, habiendo jugado en más de una docena de Clásicos de Otoño. Los bates estaban tan fríos como el clima, dejando varados a seis hombres en la base. En un mal augurio, la defensa cometió dos errores. Sería más o menos lo mismo el día 14, cometiendo tres errores y desperdiciando la sólida actuación del Stottlemyre. Serían barridos por los Tigres y perderían 16 de sus primeros 20 juegos, que incluyeron una racha de siete derrotas consecutivas. Se había instalado un malestar que comenzaba a virar hacia el fatalismo.

Las lesiones golpearon temprano y duro. El tendón de la corva de Mantle pronto se torció. El otrora brazo dorado de Ford estaba constantemente lastimado y apenas podía lanzar cinco entradas. Su problema de circulación apareció nuevamente. El nuevo campocorto Rubén Amaro, por quien acababan de cambiar a Phil Linz a Filadelfia, se perdió esa primera semana en un choque con Tom Tresh. Se rompió la rodilla y estaría fuera el resto de la temporada. Fue un golpe devastador. Bobby Murcer reemplazó a Amaro en la posición corta, pero jugó mal y finalmente fue expulsado. Keane estaba arremetiendo contra todos durante sus muchas reuniones de equipo.

 

La partida de Keane, y la tomada del "toro por los cuernos" de Houk

El 6 de mayo, luego de perder 7-4 ante los Angelinos en Anaheim, Keane fue despedido y reemplazado por el hombre que lo había contratado, Ralph Houk. Keane no era malo, pero sentía que estaba abrumado. El aura del equipo y el resplandor de la ciudad eran demasiado. Incluso en los años 60, era un trabajo de 24 horas al día con un cuerpo de prensa que se volvió implacable. Keane pasó 30 años jugando y dirigiendo en las ligas menores hasta 1959 y nunca se ajustó del todo al centro de atención de las grandes ligas. Los jugadores habían sido respetuosos con Johnny, pero detrás de escena cuestionaron sus habilidades de gestión y no siempre jugaron duro. Mantle le diría a la prensa que defraudaron a Johnny.

Después de recibir la noticia, Keane bajó al vestuario para despedirse del equipo, dirigiéndose a ellos como grupo antes de irse a recoger sus cosas. Mientras hurgaban en la oficina, uno por uno los jugadores se detuvieron para despedirse personalmente. Muchos de ellos sintieron un profundo sentimiento de arrepentimiento. Fue una situación extraña, especialmente para los Yankees de mucho tiempo. No habían despedido a un dirigente a mitad de temporada desde la Primera Guerra Mundial. Desde 1960, la organización había despedido a tres gerentes, comenzando con Casey Stengel. Lo único cierto sobre los Yankees ahora era la inestabilidad.

Houk eestaba al mando. Había sido receptor suplente durante toda su carrera, una posición que se presta para aprender todos los aspectos del juego. Combinado con su servicio en la Segunda Guerra Mundial en el que sobrevivió a la Batalla de las Ardenas y recibió la Estrella de Plata, la Estrella de Bronce y el Corazón Púrpura, era un líder natural. Su apodo "el Mayor" proviene de su último rango en el Ejército. Tenía una relación Con los jugadores y esto lo llevó a lo único que Keane no tenía: respeto absoluto. Mantle y Ford lo conocían desde hacía 15 años.

No fue una cálida bienvenida de todos los jugadores. Houk había criticado a algunos de los muchachos durante las negociaciones salariales fuera de temporada, y había un resentimiento persistente. Pero por ahora, cualquier cosa era mejor que Keane.

El equipo respondió, ganando tres seguidos y más adelante en el mes entró en una racha de cinco victorias consecutivas, ganando 18 de sus primeros 27 con Houk. Pero pronto, volvieron a caer, luchando cada día por una victoria. Si bien evitaron largas rachas de pérdidas, las pérdidas aún se acumularon. El virus de las lesiones siguió propagándose. El equipo se volvía letárgico una vez más. Habría otra racha ganadora de 6 juegos en julio que incluyó una barrida a los Mellizos en Minnesota y una racha de 4 juegos en agosto, pero eso sería todo. Cambiar una victoria por un par de pérdidas era el patrón normal. Los últimos dos meses de la temporada fueron una lucha interminable para mantenerse fuera del último lugar.

El 7 de septiembre, los Yankees finalmente cayeron al sótano con una derrota por 3-2 ante los Orioles. Desperdiciaron otro juego completo de Stottlemyre. Mantle regresó de otra lesión para batear como emergente y se ponchó en el noveno. Fue su quinta derrota seguida y la séptima de las últimas nueve. Ahora reinaba el asco y la disciplina del equipo empezaba a debilitarse. Bouton, siempre rebelde, rompió las reglas no escritas al ser honesto con un reportero. En respuesta a una pregunta de Murray Oldermann sobre las razones del declive del equipo, afirmó rotundamente: "Simplemente apestamos". Llegó a los titulares al día siguiente. Houk lo llamó a la oficina y le preguntó por qué lo hizo. También le dijo a Jim que sus compañeros de equipo estaban enojados. Se disculpó, a regañadientes. Ser franco con un reportero es un pecado mucho mayor que hacer trampa.

Regresaron al octavo lugar al barrer a los Medias Rojas, pero el 18 de septiembre cayeron al último lugar de forma permanente.

Se las arreglaron para ganar sus últimos dos juegos en Chicago, terminando 70-89, 26 ½ juegos detrás del eventual Campeón Mundial: los Orioles de Baltimore Orioles, que habían sido excluidos 13 veces.

A medida que el equipo se hundió, también lo hizo la asistencia. Si bien atraer a 1,1 millones de fanáticos puede parecer un logro extraordinario para un equipo en el último lugar, fue una caída considerable con respecto a temporadas anteriores. Al comienzo de la década, obtenían más de 1,6 millones por temporada. En esta era anterior a los enormes ingresos por televisión, los ingresos por entrada eran vitales para las finanzas. Cualquier caída causaba preocupación, por lo que la caída del 7% con respecto a la temporada anterior provocó casi el pánico.

 

Levantarse desde las ruinas

Dan Topping Jr. quedó fuera como gerente general en octubre. Michael Burke contrató a Lee McPhail como reemplazo en el otoño del 66. McPhail, hijo del ex gerente general de los Yankees, Larry McPhail, acababa de cumplir un período en la oficina del comisionado y tuvo una carrera muy exitosa como gerente general de Baltimore antes de eso. Sus principales órdenes de marcha eran rejuvenecer. El largo proceso de reconstrucción de la organización había comenzado. Llevaría casi una década.

 

Todo tiene sus luces y sus sombras

Hasta en el punto más oscuro en su historia, no todo fue malo. Hubo puntos brillantes.

A pesar de cometer 142 errores, donde la defensa de los Yankees terminó la temporada en el quinto puesto general en carreras permitidas. El popular pero indisciplinado Pepitone conectó 31 jonrones con 149 hits y un OPS cercano a .800 . Jugó en 152 juegos, la mayor cantidad de cualquier Yankee y ganó el Guante de Oro en la primera base. Debajo de su carácter profundamente defectuoso había un jugador increíblemente hábil que, lamentablemente, no alcanzaría su potencial profesional.

Fritz Petersen pasó a tener el mejor récord de cualquiera en el roster, con marca de 12-11 con efectividad de 3.31 y 96 ponches. Apareció en 34 juegos con la segunda mayor cantidad de entradas lanzadas en el equipo, 215.

Por lo demás, había sido una campaña miserable.

Mel Stottlemyre, quien ganó 20 juegos en el '65, se convirtió en el segundo lanzador en los tres años en perder 20 la temporada siguiente. Tuvo la peor efectividad de su carrera con 3.80, a pesar de ponchar a 146.

Whitey Ford registró un récord de 2-5, apareciendo en solo 22 juegos.

Mantle logró jugar en 108 juegos pero consiguió solo 96 hits y 19 jonrones.

Ford se retiró después de la próxima temporada y Mickey aguantó hasta 1968.

Bobby Richardson había anunciado su retiro a principios de septiembre y lo honraron ese mismo mes con el “Día de Bobby Richardson”. A pesar de la popularidad de Bobby entre los fanáticos, solo 21,000 se presentaron para la despedida. Otro incondicional de la lista, Clete Boyer, quien tuvo un año difícil en el plato, fue cambiado a los Bravos de Atlanta, y vaya si todo salía tan mal para los Yankees, que recuperó para conectar26 jonrones y conseguir 140 hits en 1967.