Para nadie es un secreto que DJ LeMahieu ha sido y sigue siendo uno de los mejores bateadores de los Yankees de Nueva York desde que arribó al equipo para la temporada del año 2019. Sin embargo, durante el 2021 firmó su peor campaña ofensiva con el conjunto.

Después de tremendo 2019, y una excelente zafra acortada en 2020, inexplicablemente (para la mayoría de los fanáticos), el utility del infield bajó su producción y firmó números alarmantes tomando en cuenta su historial como bateador en la MLB.

Con una línea ofensiva de apenas .268/.349/.362, 10 cuadrangulares, 24 dobletes, 1 triple, 57 carreras impulsadas y 84 anotadas, The Machine cerró la parte regular del último campeonato de las Grandes Ligas con muchas más sombras que luces.

¿Perdió condiciones?

A pesar de que nunca se caracterizó por ser de los selectos hombres de poder de los Bombarderos, tal y como lo son Aaron Judge, Giancarlo Stanton y el mismísimo Gary Sánchez, el "DJ" se ha forjado una estampa de pelotero de 5 herramientas que brilló por su ausencia en el 2021. Pero, ¿Por qué?

 

Al ver las cosas de manera superficial, no parece que algo haya cambiado en la forma de afrontar el juego de LeMahieu. Salvo por las lesiones, sigue haciendo todo de manera muy similar a años anteriores, razón por la cual algunos analistas achacaron su flojo rendimiento a cuestiones de la edad. Aun así, 33 años no es que sean demasiados, a decir verdad.

La verdadera causa

Solo al mirar métricas avanzadas es que uno puede darse cuenta de lo que en realidad ocurre con este hábil toletero. Paulatinamente, DJ LeMahieu se ha vuelto cada vez más pasivo en el plato.

Eso es lo que indican sus estadísticas de porcentaje de swing, las cuales han venido decreciendo año tras año. Por ejemplo, de un porcentaje de swing de 45.6 que tuvo en 2019, en el 2021 solo marcó 41.4 en este rubro.

Históricamente sus mejores años en Las Mayores se asocian directamente con el porcentaje de veces que le tira a la bola, y eso es justo lo que le falló en el último ciclo.

Otro dato revelador es que en el 2020 hizo swing al primer pitcheo de cada turno el 25.5% de las veces, mientras que en 2021 el número se redujo a 21.4%. Y sí, el 2021 es el año en que más bases por bolas ha conseguido durante su carrera, pero el costo parece ser demasiado alto.

Sacrificar 50 o 60 puntos de promedio de bateo por unos pocos boletos no parece rentable a largo plazo, menos cuando eres de los jugadores principales que menos batea para poder en toda la liga.

¿La solución para este 2022? Comenzar a hacer swing con mayor frecuencia y más temprano. No hay más.