Comparado incluso en su momento con Brett Gardner, Jake Sanford parece haber puesto fin a su carrera en el circuito de MLB, debido a un particular acontecimiento con un lejano precedente en el cuadro neoyorquino.

Sanford fue elegido en la tercera ronda del draft de 2019 por los Yankees de Nueva York y de acuerdo con cazatalentos vinculados a los Bombarderos, nunca fue visto como un prospecto de gran nivel y tal vez por ello se aceleró la decisión respecto a su persona.

La bomba

De acuerdo con The New York Post, Jake Sanford fue expulsado de su equipo en Ligas Menores, clase A avanzada, Hudson Valle por robar a sus compañeros y aceptar dinero como parte de venta de juegos.

Sources: The Yankees cut third-round pick Jake Sanford after he allegedly stole bats and gloves from teammates and tried to sell them online. He also allegedly scammed fans, selling autographed equipment and never delivering: https://t.co/SzalxLAqjc

Fuentes cercanas a los Mulos, citadas por el Post, aseguraron que la decisión se tomó a finales de la semana anterior luego de la consecuente investigación.

Además de robar bates, guantes y jerseys, Sanford cobraba dinero por gorras y demás souvenirs firmados y no entregaba los mismos.

No es la primera vez

Vale recordar que esta no es la primera vez que un caso de este tipo sucede en el béisbol y dentro del universo yankee, pues veinte años atrás en 2002, el panameño Rubén Rivera, primo del estelar Mariano Rivera fue expulsado del equipo por robar un bate y un guante a Derek Jeter para venderlo.

Volviendo al caso de Sanford, tenemos que este fue firmado por un bono de 579 000 dólares y en su etapa como jugador en las granjas de los Yankees vistió la franela de equipos en clase A baja y avanzada, pegando 16 cuadrangulares y sosteniendo un OPS de 823.

Se perdió

Tal como refiere el Post, nada más conocer la decisión Sanford desactivó su cuenta de Twitter y demás redes sociales.

La noticia comienza a inundar el contexto mediático en materia de deportes por lo inusual del caso, pues no es normal que un joven jugador tronche su carrera por asociarse a cuestiones tan sucias como el robo y la venta de juegos.