El número 2 en la camiseta de Xander Bogaerts no es casual, es por Derek Jeter; Bogaerts quiere estar toda la vida, retirarse en Fenway Park y quizás este sea el hilo conector de la historia pero igual, hay vasos coagulantes e historias paralelas que la dan más riqueza a la trama.

A sus 29 años, Bogaerts es hoy más que nunca la cara, el espíritu, la conciencia de unos Medias Rojas de Boston que andan de capa caída en este 2022, tal como lo refleja su récord de 13-21.

Este domingo, antes del juego de los Red Sox ante los Vigilantes de Texas, Xander Bogaerts conversó los medios y aseguró que su enfoque está puesto en el juego diario, en vivir el momento.

Good morning!

La mentalidad

El torpedero de los patirojos habló que hay momentos en los cuales piensa sobre su destino y lo que podría pasar en esta temporada, más adelante o al finalizar.

Bogaerts está bien cerca de igualar la marca histórica de los Red Sox como titular en la posición de campocorto, con 1081 partidos.

La cifra data de más de 100 años, 101 para ser exactos, cuando Everett Scott registró esta cantidad de juegos y rindiendo incluso una gran campaña, fue cambiado a los Yankees en temporada baja.

La posibilidad

Bogaerts no se obsesiona con esto pero sabe que es posible y hay momentos en los que las ideas le vienen solas a la mente, la preocupación es real pero él reitera que desea vivir cada instante en el campo.

Y su año ha sido increíble en todos los sentidos, 341 de average con 2 jonrones y 13 carreras impulsadas, dando un golpe de autoridad sobre la mesa respecto a su decisión de cerrar las negociaciones en primavera sobre su posible extensión.

En marzo, los Red Sox llamaron al agente Scott Boras y le ofrecieron 1 año y 30 millones para alargar el contrato actual a 4 años y 90 millones pero Bogaerts lo rechazó.

Dándose valor

La idea es una, Carlos Correa recibió 35,1 millones, Corey Seager pactó con Texas por 32,5 millones anuales y Francisco Lindor con los Mets por 34,1; Bogaerts se aferró a su condición de estelar, de extraclase y termino todo tipo de trato.

No obstante este domingo, Bogaerts también se retractó al respecto y comentó que si llaman a Boras y le ofrecen algo justo las cosas podrían salir, incluso antes de acabar la temporada.

La historia vuelve a repetirse

El presidente de los Medias Rojas, Sam Kennedy ha reiterado en múltiples ocasiones que Bogaerts es la prioridad de la franquicia pero resulta que en la historia reciente del equipo, ese fue el mismo discurso con Mookie Betts y al final terminó siendo traspasado a los Dodgers de los Ángeles.

Si el deja vu se volverá a repetir o no el tiempo dirá, por ahora, Xander Bogaerts solo quiere vivir el momento.